El último piropo de Federer a Nadal

El suizo es el gran ausente de las Nitto ATP Finals. Se operó de la rodilla y reaparecerá en enero de 2021

Roger Federer y Rafa Nadal, antes de un partido exhibición que jugaron en febreroMike HutchingsReuters

Roger Federer es el gran ausente en las Nitto ATP Finals. El tenista suizo aprovechó el parón por la pandemia para operarse de la rodilla derecha, por segunda vez en 2020, y no reaparecerá hasta enero, en el año en el que va a cumplir 40. El ganador de 20 Grand Slams sí participó en una charla virtual con los extenistas Bjorn Borg y Tim Henman, organizada por la ATP, que ha preparado varias estos días, con motivo del 50 aniversario del torneo de los maestros. En ella, aprovechó para volver a ensalzar la figura de Rafa Nadal, su gran rival y amigo, y con el que compite, además de con Djokovic, por ser el tenista con más “Grandes” de la historia. “A mí me costó un tiempo darme cuenta de lo que significa ser un campeón”, le explicó Federer a Henman cuando éste le preguntó sobre cuándo cambió su carácter sobre la pista. “Mientras que Borg, junto a Rafa, probablemente hayan sido los mejores jóvenes de la historia de nuestro deporte. Yo necesité más tiempo para saber cómo comportarme en la pista”, afirmó. Federer conquistó su primer Grand Slam con 21 años, a apenas un mes de cumplir los 22, mientras que Nadal fue campeón de Roland Garros con 19 dos días después de cumplir 19.

El helvético también habló de las Nitto ATP Finals, torneo que ha levantado más veces que nadie, seis, aunque Djokovic le puede igualar en esta edición, la última que se disputa en Londres. A partir de ahora y, de momento, de 2021 a 2025, la sede pasa a ser Turín. “Sinceramente, no importa dónde se vaya, cualquier tenista jugaría donde fuera. Si se fuera a la luna, yo jugaría”, aseguró Federer, que lo ha disputado en Houston, Shanghái y Londres. Otro momento interesante de la charla fue cuando le preguntaron qué golpe de Borg se quedaría, y optó por el revés paralelo. “Nunca fallaba. Mi lucha toda la vida ha sido poder meter cuatro buenos reveses seguidos y me da la sensación de que Borg podía hacerlo todo el día con los ojos cerrados”, admitió. El sueco se quedaría con “todos los golpes” de Federer, pero si tuviera que elegir uno: “el revés cortado”.