La “misteriosa” causa del accidente de Tiger Woods que la policía no quiere contar

Alex Villanueva, el Sheriff del condado de Los Ángeles, confirmó que la investigación ha concluido pero no se pueden dar detalles sin el consentimiento del golfista.

El "misterio" rodea el accidente de Tiger Woods
El "misterio" rodea el accidente de Tiger Woods FOTO: Archivo La Razon

A poco más de un mes del brutal accidente automovilístico que sufrió Tiger Woods, los investigadores confirmaron que ya conocen las causas. La Policía de Los Ángeles ha anunciado que se identificaron los motivos del choque pero evitaron divulgar los datos obtenidos para cuidar la privacidad de la estrella del golf.

Hemos hablado con Tiger Woods y sus allegados y hay algunos problemas de privacidad a la hora de desvelar información sobre la investigación, así que les preguntaremos si renuncian a esta privacidad y entonces podremos divulgar de forma completa toda la información relacionada con el accidente”, declaróel sheriff del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva en una comparecencia de prensa, en la que aseguró que se trató de un accidente y no de un acto deliberado por parte del golfista.

«Tenemos todo el contenido de la caja negra, tenemos todo. Está completo, firmado, sellado y entregado», señaló Villanueva.

«Sin embargo, no podemos hacerlo público sin el permiso de las personas involucradas en la colisión».

Los detectives obtuvieron una orden para revisar la grabadora de datos de la camioneta deportiva que conducía Woods, conocida como “caja negra”, lo que fue vital para concluir con las investigaciones y sacar conclusiones sobre un impacto que puso en riesgo su vida.

El deportista de 45 años, ganador de 15 Majors del PGA Tour, sufrió graves lesiones cuando su Genesis GV80 se salió de la carretera y volcó varias veces a fines de febrero en la localidad de Ranchos Palos Verdes. Tuvo que ser rescatado por los bomberos y trasladado al hospital donde fue sometido a una larga cirugía en su pierna derecha.

Afortunadamente, pese a la complejidad de la operación a la que se sometió en el Centro Médico Harbor-UCLA, recibió el alta médica tres semanas después de esa intervención quirúrgica y se recupera en su casa de Florida.

Los investigadores habían dicho inicialmente que Tiger Woods no enfrenta cargos de conducción imprudente y que tampoco había evidencias de que hubiera consumido alcohol o alguna sustancia, describiéndolo como “puramente un accidente”.

El vehículo del golfista atravesó dos carriles para los coches que venían en sentido opuesto y arrancó de raíz un árbol, al volcar en un tramo cuesta abajo. De acuerdo con la Policía y los vecinos del lugar, es una curva donde ya han ocurrido otros choques.

No frenó no trató de impedir el accidente

Según los investigadores, Woods aceleró su automóvil y no hizo nada para impedir la grave colisión. Incluso ponen en duda si estaba consciente cuando chocó. El deportista no frenó en el momento en que el vehículo se salió de la autopista de Los Ángeles e incluso aceleró poco antes de perder el control del coche, para luego volcar, cuando está comprobado que Woods hasta allí estaba manejando a una velocidad normal. Siempre según los investigadores, el hecho de que no haya hecho nada para evitar el accidente, tal como se comprobó, alimentan la posibilidad de que hubiera perdido la consciencia en el momento del episodio en Ranchos Palos Verdes. Ahora, tal vez sean los motivos que provocaron ese estado los que la Policía se niega a revelar por motivos de privacidad.

Según informó la agencia AP, Mark Steinberg, agente de Woods en la firma Excel Sports, no ha querido responder al comunicado que hicieron los investigadores añadiendo aún más misterio al suceso. Ahora crecen las especulaciones sobre los motivos que llevaron al golfista a perder el control de su vehículo aquel 23 de febrero cerca de las 7 de la mañana.