Fútbol

Suiza mide dónde está España

La Roja se enfrenta en cuartos al partido más comprometido en el torneo, que sirve para conocer su verdadero nivel

Luis Enrique observa a sus jugadores en el entrenamiento
Luis Enrique observa a sus jugadores en el entrenamientoDmitri LovetskyAP

«No». Así responde Luis Enrique cuando se le pregunta si ha visto alguna selección mejor que la suya. Al seleccionador le cuesta encontrar defectos a su equipo. «Somos, sin ninguna duda, uno de los mejores equipos defensivos del torneo, hay algún error individual, pero estoy muy contento de cómo gestionamos en defensa esos minutos finales [del tiempo reglamentario contra Croacia]. De lo que me quejaba es de qué hicimos con el balón esos diez minutos», asegura.

No le preocupan los errores al seleccionador, aunque sean como el de Unai Simón ante Croacia. «Diferencio entre errores de concepto, que son peligrosos, o errores de ejecución, de controlar mal, de pegar mal al balón», dice el seleccionador. Y esos no le generan inquietud más allá del momento. Los errores de concepto son los que cuesta más corregir.

Tampoco a Aymeric Laporte parece preocuparle esa aparente debilidad defensiva después de encajar tres goles ante Croacia. «Si metes cinco goles y recibes tres, pasas. Si metes más goles que encajas, pasas. Tenemos que estar más atentos, pero lo más importante es ganar y es lo que hemos hecho», asegura el central del Manchester City.

El partido contra Suiza mide la verdadera altura de la selección española, que hasta ahora no se ha enfrentado a ningún equipo candidato al título. Tampoco Suiza parece que lo sea, pero llega después de haber eliminado a Francia, la actual campeona del mundo y subcampeona de Euroopa hasta que acabe este torneo.

Y España aún no sabe cuál es su nivel. Para la mayoría de futbolistas es el primer partido de esta altura al que se enfrentan. Hay muchos jugadores en equipos de Liga de Campeones, pero no todos tienen papeles importantes. Y con la selección tampoco se han enfrentado a un partido de esta categoría.

Sí se han enfrentado a Suiza recientemente. «Las dos selecciones nos conocemos bien porque nos hemos encontrado en la Nations League», recuerda el seleccionador español. «A los aficionados a lo mejor no les suenan muchos jugadores, pero como bloque son uno de los mejores de la Eurocopa, está a nuestro nivel y va a ser muy complicado», asume. Los últimos enfrentamientos acabaron con una victoria por 1-0 en Madrid y un empate a uno en Suiza. «En el partido de Valdebebas fuimos muy superiores a ellos, sólo hicimos un gol, pero sólo nos hicieron una ocasión. Fueron dos partidos muy complicados porque ellos presionan arriba y generan problemas», asegura.

En Valdebebas fue un error del portero suizo, Sommer el que provocó el gol de Oyarzabal. Quiso salir jugando desde el fondo y entregó la pelota a un defensa dentro del área. En el segundo partido fue protagonista otra vez el guardameta suizo al detener dos penaltis a Sergio Ramos. «Si hubiera habido cuatro, los hubiera tirado él», dijo después Luis Enrique cuando su relación con el capitán era aún idílica.

Precedentes anteriores sitúan el enfrentamiento en el Mundial de 1994 en Estados Unidos. Era una fase anterior, los octavos de final, con Javier Clemente en el banquillo y Luis Enrique en el campo. Aquel día el ahora seleccionador jugó como delantero centro en un equipo plagado de centrales. Bakero y Zubizarreta eran los únicos de aquella alineación que no habían jugado nunca como defensas y cinco de ellos jugaban habitualmente como centrales, aunque Fernando Hierro sólo existiera como centrocampista para Clemente. Era el tiempo en que España no pasaba de los cuartos de final, una fase a la que la Roja ha regresado con el asturiano en el banquillo después de tres torneos sin alcanzarlos.

Luis Enrique fue uno de los goleadores de aquel partido. Hierro y Begiristain completaron el 3-0. En el partido siguiente, el de cuartos, a España la esperaba Italia y a Luis Enrique, Tassotti, con el codo preparado para romperle el tabique nasal. Ese partido también podría repetirse, ahora en semifinales, si España supera a Suiza e Italia a Bélgica. El reencuentro con Tassotti tendría que esperar hasta la final. Ahora forma parte del cuerpo técnico de la selección de Ucrania como segundo entrenador de Shevchenko.

«También os hablé muy bien de Ucrania y de su entrenador y ya veis dónde está Ucrania. Suiza tiene un seleccionador que tiene 77 partidos con su selección, que es un entrenador de alto nivel y que va a generar muchos problemas. Este equipo está siendo reflejo de lo que son, un equipo difícil de batir y que opta a todo, como nosotros», asegura Luis Enrique.

Al seleccionador no le preocupa el aspecto físico después de un temporada muy cargada y de haber jugado una intensa prórroga contra Croacia. Aunque Suiza también tuvo que llegar hasta los penaltis para superar a Francia. «No nos va a condicionar el tema físico», advierte Luis Enrique. «Tenemos tres fenómenos, que son Rafel Pol, Lorenzo del Pozo y Edu Pons, y los números de los gps [que miden el rendimiento de los futbolistas] son impresionantes. El tema físico tiene que ver mucho con lo emocional, de repente vuelas y cuando no te funciona bien la cabeza parece que corres menos. Es más mental que físico, pero físicamente estamos a tope», asegura Luis Enrique.