Fútbol

De la política al márketing. Memorias de la Eurocopa en “Sueños de la Euro”

El libro, escrito por Miguel L. Pereira y publicado por Panenka, recorre la historia del torneo continental de selecciones

Portada del libro "Sueños de la Euro"
Portada del libro "Sueños de la Euro"Panenka

La política y la historia atraviesan los primeros días de la Eurocopa. Un torneo marcado por los bloques que dividían el mundo y que impidieron, por ejemplo, que España pudiera ser campeona de la primera edición en 1960 . Franco no quiso que la Roja, que por supuesto entonces a nadie se le ocurría llamarla así, ganara la primera edición del torneo. Un torneo que nació tarde, mucho más tarde que la Copa América y que el Mundial, y cuya historia repasa en profundidad Miguel L. Pereira en «Sueños de la Euro» (Panenka).

Un trabajo de documentación preciso para situar al torneo en su contexto histórico y futbolístico. Un hijo del confinamiento que el autor ha preparado revisando todos los partidos disputados en la historia del torneo antes de ponerse a escribir.

No se olvida de las interioridades de los equipos, como esa Portugal compleja del 84 que a punto estuvo de amargar la fiesta a la Francia de Platini en su torneo. Aquel equipo con cuatro seleccionadores no tuvo continuidad por el enfrenamiento entre los jugadores del Benfica y del Oporto, que no se hablaban y que acabaron siendo apartados de la selección por su Federación.

Un libro que llega para llenar un hueco. La literatura del torneo que ha hecho grande a la selección española se merecía un recuerdo como éste. Preciso y ameno. Y que marca la nueva era del torneo en el año 96. La Eurocopa del “Football is coming home”, en realidad fue la que dio el paso hacia el márketing, la publicidad y los videojuegos, los nombres de los futbolistas en las camisetas y el fútbol como anuncio.

Mucho antes de eso llegaron los dos goles más icónicos del torneo, el de Panenka, que dio nombre a una forma de lanzar los penaltis, y el de volea de Marco van Basten en la final de la Eurocopa 88 contra la URSS.

El gol del holandés sirvió, además, para vengar la derrota de Cruyff en el 76, la Eurocopa que ganó Panenka. El “Flaco” es el único gran futbolista europeo posterior al nacimiento del torneo que no ha tenido su gran momento en la Eurocopa, víctima de la falta de interés en aquel momento por el torneo y de los problemas internos en el vestuario neerlandés.

Brillaron Platini y Zidane, Rummennigge y Schuster. Incluso Di Stéfano pudo haber tenido su oportunidad en el 60, pero Franco decidió que no se podía jugar en Rusia. La política le robó su gran momento continental con la selección.