Deportes

El golpe final que dispara la rivalidad entre Verstappen y Hamilton

El que fuera jefe de motores en la escudería alemana desde 2001, Ben Hodgkinson, se ha convertido en el último fichaje estrella de Red Bull que asesta un duro golpe a Mercedes.

El británico Lewis Hamilton (delante) de Mercedes y el holandés Max Verstappen (atrás) de Red Bull
El británico Lewis Hamilton (delante) de Mercedes y el holandés Max Verstappen (atrás) de Red Bull FOTO: Antonio Lacerda EFE

La relación entre las escudería de Lewis Hamilton y Max Verstappen no puede ser más convulsa. Lewis Hamilton, mantiene en vilo a todos los aficionados a la fórmula-1 y no se pronuncia públicamente desde aquel Gran Premio de Abu Dabi en el que perdió el título en la última vuelta frente al neerlandés. Además, Mercedes mantiene su chantaje a la FIA, a la que ha exigido una investigación formal sobre esa última vuelta del GP de Abu Dhabi en ese agónico final que decidió el Mundial a favor del neerlandés. Si la FIA no presenta un informe en febrero sobre lo acontecido en la última vuelta en Yas Mrina, el británico está dispuesto a no regresar al “Gran Circo”.

El informe de la FIA

A pesar de que Mercedes desistió de apelar el resultado de la carrera y reconoció la conquista del neerlandés y del equipo austríaco a través de un comunicado, el clima interno del equipo no es el mejor. El desencanto es tal que incluso se ha venido dudando en las últimas semanas del futuro de Hamilton. Pese a que está casi descartado que pueda haber un cambio en el resultado del Mundial, dado que no hay una investigación formal como tal, desde Mercedes se estaría tratando de llegar a un acuerdo con la FIA a cambio del despido de Michael Masi, director de carrera y seguridad y Nicholas Tombazis, el responsable técnico.

Pero, la rivalidad entre Mercedes y Red Bull en la Fórmula 1 no se limita únicamente a lo que sucede sobre la pista con sus pilotos, sino que también se traslada a una competencia feroz en las fábricas para desarrollar el monoplaza y su motor, por lo que se disputan los mejores equipos de ingenieros.

Y en este ámbito es donde ha llegado el golpe definitivo de Red Bull a Mercedes. Hace apenas unos días las dos escuderías líderes concretaron el traspaso de una de las piezas clave en el desarrollo de motores: Ben Hodgkinson, quien ocupaba el cargo de Jefe de Ingeniería Mecánica en Mercedes, se unirá a la disciplina de Red Bull para convertirse en el Director Técnico de su nueva división de Trenes de Potencia (Red Bull Powertrains).

Una pieza clave

Este fichaje habría alcanzado un principio de acuerdo el pasado mes de abril de 2021 pero no se hizo pública su marcha ni se le puso fecha ante el temor de que de que se filtrase información respecto al desarrollo de motor de Mercedes. Hodgkinson ha sido una pieza clave en los buenos resultados de Mercedes durante las dos últimas décadas y ahora estará al servicio de Verstappen, lo que complica aún más la relación con Hamilton.

Junto a Ben, otros tantos empleados de Mercedes se sumaron a la lista de la compra de Christian Horner, lo cual explicaría aún más la tensión entre el británico y Toto Wolff con un agresivo movimiento que se añade al polémico final de la temporada 2021.

Los otros cinco miembros de la escudería alemana que cambian de bando son Steve Blewett, como director de producción de motores, Omid Mostaghimi, jefe de trenes motrices, electrónica y ERS, Pip Clode, jefe de diseño mecánico del ERS, Anton Mayo, jefe del diseño del motor de combustión de la unidad de potencia y Steve Brodie, jefe del grupo de operaciones del ICE.

Tanto Checo Pérez como Max Verstappen tendrán de su lado a una de las piezas que mejor conoce a su actual rival, pues estuvo más de 20 años en Mercedes AMG y será pieza crucial en el correcto desarrollo de sus unidades de potencia.

Un golpe maestro que, con el informe de la FIA a punto de salir y la amenaza de retirada del piloto británico, mantiene las espadas en alto entre Hamilton y Verstappen.