Deportes

El cambio de “regla” en la Fórmula 1 que indigna a Hamilton

La F-1 elimina el gesto simbólico contra el racismo de arrodillarse ante de las carreras que llevó al piloto británico a enfrentarse a Carlos Sáinz y a lanzar graves acusaciones contra España

Lewis Hamilton
Lewis Hamilton FOTO: ANDREJ ISAKOVIC Pool via REUTERS

Stefano Domenicali, presidente de la Fórmula 1, ha anunciado que esta temporada desaparecerá el momento precarrera en el que los pilotos tenían libertad para arrodillarse para luchar por una causa como el racismo. “Creo que dijimos que no tenemos que hacer política. Ahora es cuestión de pasar de gestos a acción y ahora la acción es centrarse en la diversidad de nuestra comunidad y éste es el primer paso”, ha comentado Domenicali en declaraciones a Sky Sports F1.

“Corremos como uno”

En su lugar, la competición pretende impulsar su propia campaña, lanzada ya anteriormente bajo el lema “We race as one” (“corremos como uno”), que fomenta la diversidad y la igualdad en cualquier ámbito del deporte.

La iniciativa ‘We Race as one’ nació en 2020 para unirse a las protestas antirracismo globales y para agradecer el trabajo del personal médico durante la covid-19. El año pasado la iniciativa adquirió un enfoque más amplio: se permitía a los pilotos defender la causa que consideraran oportuna durante la ceremonia previa a la salida.

La eliminación de este gesto no ha gustado nada a Lewis Hamilton que fue su impulsor y que ha hecho gala de su activismo contra el racismo. Su implicación es tal que incluso le llevó a enfrentarse a varios pilotos como el español Carlos Sáinz y a lanzar graves acusaciones contra España.

En 2020, tras el GP de Gran Bretaña, Hamilton lanzó una pulla a los pilotos que no se arrodillaron como él y otros 12. Los siete que se quedaron de pie fueron Kevin Magnussen (que en las anteriores carreras sí lo había hecho), Antonio Giovinazzi, Charles Leclerc, Max Verstappen, Kimi Raikkonen, Daniil Kvyat y Carlos Sainz. “Hay pilotos españoles que no lo hacen porque estaría mal visto en su país” dijo. Algo que molestó a Sáinz que fue tajante en su respuesta: “Soy libre de arrodillarme o no y de considerarme igual de antirracista que el resto de pilotos. Todos los pilotos estamos contra el racismo. ¿Qué tendrá que ver arrodillarse con ser racista o no? Es sólo un gesto, pero ya es monotema, la gente sólo se fija en si te arrodillas o no. Creo que es un tema que ya vale, que hay que dejar de hablar de ello y pasar página”.

Duros ataques contra España

Pero no es la única ocasión en la que su activismo le ha llevado a lanzar ataques salvajes contra España. En junio de 2020 lanzó una enfurecida crítica a la tauromaquia: Los niños en España aprenden a torturar y a matar toros a la edad de 14 años. Le pedimos al Ministerio de Educación que cierre las escuelas de tauromaquia inmediatamente. Puedes ayudar compartiendo esta petición”, asegura Hamilton a partir de varios vídeos del partido PACMA .¡Esto es asqueroso, España!”, escribió junto a la foto de un toro muerto.

El pasado mes de octubre, en una entrevista con en ‘The Wall Street Journal’ nombró a España como el país en el que vivió el momento más duro de carrera. “Ocurrió en 2088 en Montmeló. Unos aficionados llegaron al circuito con las caras pintadas de negro y unas camisetas con el lema ‘Familia de Hamilton’. Recuerdo el dolor que sentí ese día, pero no dije nada al respecto; no tenía a nadie. Nadie protestó. Vi gente que hoy continúa en la categoría que se quedó callada”, denunció el piloto deslizando la sombra de racismo sobre los aficionados españoles.

Investigado por la FIA

Su postura radical ha llevado incluso a la fórmula 1 a tomar medidas drásticas. El 13 de septiembre de 2020, tras ganar el Gran Premio de la Toscana -en el circuito italiano de Mugello-, el piloto subió al podio con una camiseta reivindicativa contra el racismo: “Arresten a los policías que asesinaron a Breonna Taylor”.

La FIA investigó el incidente y tomó cartas en el asunto. Para poner fin a las protestas en el podio, endureció el protocolo de vestimenta en el podio: “Durante la ceremonia del podio y el procedimiento de entrevistas post-carrera, los pilotos que terminen la carrera en las posiciones 1, 2, 3, deberán permanecer vestidos sólo con sus monos, ‘colocados’ hasta el cuello, no abiertos hasta la cintura. Para evitar dudas, esto incluye una mascarilla facial quirúrgica o una mascarilla facial del equipo”.

Esta nueva directiva también se aplicará después de la ceremonia del podio: “Durante las entrevistas televisivas y la rueda de prensa de la FIA, todos los pilotos que terminen la carrera deberán vestirse sólo con el uniforme de sus respectivos equipos”.

Pese a ello, el británico consiguió que su discurso calase en el “Gran Circo” y arrodillarse antes de las carreras se convirtiera casi en una ceremonia institucional. Un símbolo que, pese a la presión del piloto británico, ha llegado a su fin.