Deportes

Jesé Rodríguez se hunde en el infierno turco y la tensión es insoportable

El extremo es suplente y su equipo está en los puestos de descenso

Jesé, el día de su presentación con el Ankaragücü.
Jesé, el día de su presentación con el Ankaragücü. FOTO: La Razón (Custom Credit)

Jesé Rodríguez no pasa por su mejor momento. El atacante llegó a Turquía en el pasado mes de junio para jugar en el humilde Ankaragücü. El nuevo equipo del exjugador madridista acababa de subir a la Primera División y necesitaba una estrella que liderase a la plantilla. Bajo ese rol, aterrizó un Jesé que fue recibido como un héroe ante más de 1.000 personas que gritaban su nombre. En la pretemporada marcó gol y sus sensaciones eran muy buenas. El 29 de julio todo cambió con el inicio de la competición doméstica. A todos los aficionados les sorprendió que su estrella fuese suplente y que apenas jugase los últimos 30 minutos. Desde la jornada dos hasta la actualidad no ha completado ni un solo partido entero. Además, su equipo era el colista hasta hace unos días con un bagaje de cero victorias, cuatro derrotas y un empate. Estos resultados propiciaron la marcha del entrenador Mustafa Dalci y que llegase un nuevo técnico, Omer Erdogan. Bajo la tutela del flamante estratega, Jesé ha perdido más protagonismo: 16 minutos contra el Besiktas, ni un solo minuto ante el Alanyaspor y 12 minutos frente el Sivasspor. Curiosamente, la primera victoria de la temporada llega cuando cuenta con menos protagonismo sobre el campo.

La afición se ha postulado a favor del futbolista y las críticas a Erdogan son diarias. Hasta el punto, de que muchos ya piden su dimisión e incluso después de haber conseguido la primera victoria. Jesé todavía no se ha pronunciado al respecto. Diario AS afirma que el entrenador tuvo una conversación con el futbolista para explicarle que físicamente todavía no está viendo al 100%. Sin embargo, el jugador no comparte este punto de vista y la tensión aumenta cada vez que los hinchas le ven en el banquillo. Otra de las causas de estas suplencias del canario radica en su baja implicación en la faceta defensiva. Esto no es algo nuevo, puesto que ya le pasó en el PSG desde su primera pretemporada.

Jesé estaba llamado a ser el galáctico de Turquía, pero está quedando en un segundo plano tras la llegada de Icardi al Galatasaray. El argentino tiene todos los focos puestos sobre él y la afición le pide que sea clave para ganar el título. Su fichaje estuvo repleto de polémica después de que Wanda Nara (su mujer y también su agente) pidiese una condiciones cuanto menos generosas.