Fútbol

Más problemas para Laporta: Messi estudia demandarle por “mala fe contractual”

El proceso dependerá de como el club realice la liquidación de las deudas pendientes con el flamante jugador del PSG.

Rueda de prensa convocada por el presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, para explicar los motivos por los que delantero argentino Lionel Messi abandonaba el Barça
Rueda de prensa convocada por el presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, para explicar los motivos por los que delantero argentino Lionel Messi abandonaba el BarçaAlejandro GarcíaEFE

Leo Messi desataba ayer la locura a su llegada a París y el PSG anunciaba a bombo y platillo un fichaje que ponía fin a la etapa del argentino como culé. Si embargo, cuando el culebrón Messi parecía estar finiquitado para el club blaugrana, otra bomba podría estar a punto de estallar.

Tal y como adelantó “Crónica Global”, el entorno de Messi estudia la posibilidad de emprender acciones legales contra Laporta y su directiva por una supuesta “mala fe contractual”. Consideran que hubo una intención contraria por parte de los directivos en el momento de organizar las negociaciones.

La decisión de demandar a la directiva de la entidad culé todavía está estudiándose, porque hay ciertas dudas y dependerá, en gran parte, de cómo el club vaya a realizar la liquidación de las deudas pendientes con ‘La Pulga’. Una situación muy compleja para el FC Barcelona por la crisis financiera que están atravesando y que detonó en la salida del propio argentino de la Ciudad Condal.

Todo señala que todavía quedan algunas cuestiones por resolver, especialmente tratándose de temas financieros pero, lo cierto, es que Laporta podría encontrarse con un nuevo “caso Neymar”.

Deuda millonaria

Según desvelaba “Culemanía”, a 7 días de que expirara el contrato del argentino, el Barça seguía debiendo casi 40 millones de euros a Leo Messi en concepto de una “prima de fidelidad” que Bartomeu añadió en su mejora de contrato el año 2017 y que quedó al descubierto en enero. En el momento de la renovación de Leo Messi hace cuatro años, Josep Maria Bartomeu añadió dos bonificaciones que ascendían, en total, a los 78 millones de euros. Una suculenta cantidad, al margen de los más de 100 millones brutos que cobraba Messi anualmente.

Estas dos bonificaciones, cada una de 39 millones de euros, debían ser pagadas antes de la finalización del contrato. El primer pago, que se aplazó en diversas ocasiones, se terminó realizando en julio de 2020, mientras que el segundo se debía pagar el pasado mes de junio, a modo de premio por haber permanecido en el club.

Por contrato, según la web especializada en la actualidad azulgrana, el argentino debía recibir este pago continuara o no en el club, pero aún no hay constancia de que dicha deuda haya sido liquidada.

No es la primera vez que el club blaugrana se encuentra con un problema similar. En 2019 el club fue llevado a juicio por Neymar Júnior, que reclamaba un pago de fidelidad que se incluía en su contrato. Según el club, la marcha al PSG invalidaba este pago, algo con lo que el entorno del jugador brasileño no estaba de acuerdo. El delantero reclamaba el pago de 43,6 millones de euros, aunque en esa ocasión el club ganó al brasileño en los tribunales.

Mientras tanto, Laporta deberá responder ante los socios por la marcha del argentino y en Barcelona sobrevuelan muchas dudas sobre quien es realmente el “bueno” y el “malo” de esta película que parece no tener fin.