Fútbol

El nuevo Barça: crédito de 1.500 millones y un año fuera del Camp Nou

Las obras en el estadio obligan a este traslado del primer equipo

Joan Laporta, presidente del Barcelona.
Joan Laporta, presidente del Barcelona. FOTO: Joan Monfort AP

El presidente del Barcelona, Joan Laporta, explicó durante una entrevista concedida a RAC1 que las obras de remodelación del Camp Nou impedirán que el equipo pueda disputar sus partidos en el estadio durante un año y que durante ese tiempo jugará como local en el estadio Johan Cruyff, ubicado junto a la Ciudad Deportiva Joan Gamper, situada en Sant Joan Despí.

“La tercera gradería y la primera [del Camp Nou] se tendrá que tirar al suelo. Durante el primer año habrá asistencia y construcción. El proyecto dice tres años y yo calculo cuatro. Cabrán 110.000 espectadores. Durante las obras, la idea ahora es ir al Estadi Johan Cruyff. Solo será una temporada, como mucho. Estamos contemplando ampliarlo a 50.000 espectadores y los socios tendrán que hacer rotaciones. También está la opción de Montjuïc, pero me gustaría el Johan”, aclaró Laporta. Actualmente, el Johan Cruyff tiene una capacidad de 6.000 espectadores.

El presidente del Barcelona también contó que se ha cambiado el proyecto inicial: “El de antes se había quedado bastante obsoleto, ha habido cambios a mejor. Es espectacular. Se me puso la piel de gallina cuando me lo presentaron. Puede tener para la ciudad un impacto como el de los Juegos Olímpicos y ser una referencia mundial de ocio, entretenimiento...”.

También aseguró Laporta que después de la remodelación, el Camp Nou tendrá un nombre publicitario: “Hay que entender que el nuevo estadio será un generador de ingresos. Tendrá sponsor el nombre, porque hay que aprovechar todos los activos. Los clubes estados pueden aguantar mucho”.

Para acometer esta obra será necesario acceder obtener una financiación de 1.500 millones de euros de Goldman Sachs. “Si la Asamblea no lo autoriza será duro. Están muy interesados, la semana pasada tuvimos una reunión y nos quieren acompañar. Entienden que la forma de gestionar este proyecto es que una vez esté construido devolvamos esta financiación. Hay otros inversores que tienen interés, pero Goldman conoce muy bien el proyecto. Hablamos de entre 800 y 900 millones a los que hay sumar el Palau y el campus. Nos vamos a la cifra de 1.500 millones”, aseguró Laporta.

Es necesario para la viabilidad del club. El Espai Barça generará muchos ingresos. Cuando hagamos la presentación del nuevo proyecto de estadio, la gente se dará cuenta del impacto para la ciudad y para el club. La anterior Junta no hizo los deberes, pero es fundamental. Si la asamblea nos autoriza para lograr el capital para construir el nuevo estadio, el Palau y el Campus Barça, el verano que viene empezarían las obras. No es un crédito, porque no hay la necesidad de devolverlo hasta que tengamos ingresos de lo que construyamos”, añadió el presidente del Barcelona.

Laporta también dejó claro que será el Barcelona y no Goldman quien tenga el control y la capacidad de decisión: “Goldman no tiene control ni poder de decisión sobre esta operación. Confía con nosotros. La máxima es la confianza, pero mandará el Barça. No hay garantías reales, es el propio negocio el que retorna el crédito, pero la financiación tiene sus honorarios. Ellos no explotarán el campo. El poder de decisión será nuestro, las decisiones las tomamos nosotros”.