Fútbol

Messi sigue soñando gracias a “Dibu” Martínez, héroe en los penaltis ante Países Bajos

Como en 2014, la Albiceleste derrota a la “Oranje” en la tanda, en la que el portero suramericano detuvo los dos primeros tiros. Messi dio una asistencia y marcó, pero los europeos remontaron el 0-2

Dibu Martínez para el penalti a Van Dijk, el primero de la tanta entre Argentina y Países Bajos
Dibu Martínez para el penalti a Van Dijk, el primero de la tanta entre Argentina y Países Bajos FOTO: Natacha Pisarenko AP

Un héroe: “Dibu” Martínez, el portero para penaltis que hizo honor a su fama. Detuvo los dos primeros de la tanta entre Argentina y Países Bajos, a Van Dijk y Berghuis, y a partir de ahí los suramericanos supieron gestionar la situación. Messi marcó el suyo, el primero, Enzo puso emoción al fallar el cuarto y dar una nueva oportunidad a la “Oranje”, pero Lautaro Martínez no tembló en el último y los argentinos repiten la historia de 2014 ganando al mismo rival (aquella vez fue en semifinales, esta en cuartos) de la misma manera (3-4 en los penaltis tras el 2-2 del partido). Aunque esta vez bien pudieron hacerlo antes, porque llegaron a ponerse 0-2 y se temieron lo peor con el sorprendente empate en el 110 del partido.

Era un partido tan cerrado, tan al milímetro, con todo tan medido, que sólo una genialidad podía agitarlo. Y entre los futbolista que había en el campo el más indicado para hacer esa jugada era Messi. El argentino se escapó con un poco de ventaja por fin y filtró un pase que no existía entre un mar de piernas. Fue una acción de mérito la del «10», la ruptura de la monotonía, pero no era definitiva. Hacía falta que alguien le dieran continuidad y Nahuel Molina estaba al otro lado para hacerlo. El lateral comenzó la jugada y corrió al hueco, controló de maravilla el pase de su capitán para deshacerse de la vigilancia de Blind y después remató como pudo, con un recurso fantástico, porque Van Dijk había retrocedido y le consiguió molestar un poco.

Fue un buen gol en un encuentro clásico de cuartos de final de un Mundial, en el que hay tanto en juego que es complicado divertirse. Asumir un riesgo puede llevar a marcar, pero también a descolocarse, así que mejor no, por eso el 0-0 es un mal menor para todos: no gano, pero tampoco pierdo. Y a ver qué pasa. No había un dueño claro y sí dos equipos que se habían estudiado bien para desactivarse. Molestaba Argentina la salida de balón de Países Bajos con un incansable Julián Álvarez, que se dio una paliza corriendo sin la pelota en los pies e impedía que los rivales encontraran con facilidad a Frenkie de Jong, el motor de los europeos. Tampoco arriesgaba la Albiceleste cuando la recuperaba y a Messi se le cerraban varios jugadores naranjas cuando entraba en contacto con el esférico. Así que las porterías apenas existían, los porteros eran espectadores y el encuentro se movía en un vaivén en la zona central que no llevaba a demasiados lugares en concreto. Siempre a la espera de la magia que en Países Bajos intentó Memphis y que en Argentina ejecutó Leo con final feliz.

Un gol lo cambia todo, porque el que lo encaja ya tiene que hacer algún movimiento para no irse a casa. No esperó Van Gaal demasiado, con la entrada de Koopmeiners y Berghuis y después de Luuk de Jong, pero el plan tuvo que esperar y se encontró con otro contratiempo para Países Bajos: el penalti de Dumfries a Acuña que transformó Messi. Eso parecía poner el punto y final al encuentro, más teniendo en cuenta que los “Oranje” no habían disparado a puerta ni una vez. Pero el miedo hizo acto de presencia. Argentina decidió retroceder y cubrirse y el conjunto de Van Gaal, históricamente conocido por el fútbol total, por el juego de posesión, los pases... Se olvidó de la ortodoxia y del romanticismo y recurrió a un plan B, a un estilo directo: balón al área, balón largo al delantero, que para eso había entrado Luuk de Jong, acostumbrado a ser el héroe inesperado. Ganó todas por alto y generaba segundas opciones. Berghuis redujo distancias en el 82 con un cabezazo en él ¡primer remate a portería en todo el partido de los suyos! La primera ocasión, también. Quedaba un mundo, ocho minutos más el añadido, que fueron diez más porque hubo una tángana tremenda por un pelotazo de Paredes al banquillo de Países Bajos.

Parecía resistir Argentina hasta que llegó la última oportunidad de los europeos. Era una falta al borde del área, igual que la que habían tenido unos minutos antes. En la primera, lanzó directo Berghuis, pero se encontró con la barrera. Es un caramelo tener un tiro franco ahí, pero a la segunda los de Van Gaal hicieron lo inesperado: la estrategia. Koopmeiners se preparó para chutar, pero dejó un pase raso hacia la barrera y Weghorst controló, se giró y marcó. Increíble, pero así fue. No había tiempo para más, pero ese tanto alargó el partido otra media hora.

La moral estaba del lado de Países Bajos, que estaba perdido y vio la esperanza, pero con el empate volvieron los temores. En el tiempo extra reaccionó Argentina con la entrada de Di María, pero Noppert lo paró todo. Quien paró después en los penaltis fue Emiliano, “Dibu”, Martínez.

2 (3) - Países Bajos: Andries Noppert; Jurrien Timber, Nathan Aké, Virgil Van Dijk, Denzel Dumfries; Marten De Roon (Teun Koopmeiners, min 46), Frenkie DE Jong, Daley Blind (Luuk De Jong, min 65); Steven Bergwijn (Steven Berghuis, min 46), Cody Gakpo (Noa Lang, min 113) y Memphis Depay (Wout Weghorst, min 79).

2 (4) - Argentina: Dibu Martínez; Nahuel Molina (Gonzalo Montiel, min 105), Cristián Romero (Germán Pezzella, min 78), Nicolás Otamendi, Lisandro Martínez (Ángel Di María, min 112), Marcos Acuña (Nicolás Tagliafico, min 78); Rodrigo De Paul (Leandro Paredes, min 67), Enzo Fernández, Alexis Mac Allister; Leo Messi y Julian Álvarez (Lautaro Martínez, min 81).

Goles: 0-1 (min 35): Nahuel Molina; 0-2 (min 73): Messi, de penalti; 2-1 (min 83): Wout Weghorst; 2-2 (min 111): Wout Weghorst.

Penaltis: 0-0: Van Dijk, para Dibu Martínez; 0-1: Messi, gol; 0-1: Steven Berghuis, para Dibu Martínez; 0-2: Leandro Paredes, gol; 1-2: Teun Koopmeiners, gol; 1-3: Gonzalo Montiel, gol; 2-3: Wout Weghorst, gol; 2-3: Enzo Fernández, fuera; 3-3: Luuk De Jong, gol; 3-4: Lautaro Martínez, gol-

Árbitro: Mateu Lahoz (Esp). Mostró tarjeta amarilla a Walter Samuel, ayudante del seleccionador Lionel Scaloni, Marcos Acuña, Cristian Romero, Lisandro Martínez, Leandro Paredes, Leo Messi, Nicolás Otamendi, Gonzalo Montiel y Germán Pezzella, de Argentina y a Jurrien Timber, Memphis Depay, Steven Berghuis y Wout Weghorst (en el banquillo), de Países Bajos.

Incidencias: Encuentro de los cuartos de final de Qatar 2022 disputado en el estadio de Lusail ante 88.235 espectadores.