Fútbol

Sergio Ramos y la amenaza de rescisión del contrato del PSG

El club francés está muy enfadado y puede haber tomado una postura definitiva respecto al futuro del ex jugador del Real Madrid

Sergio Ramos
Sergio Ramos FOTO: Instagram La Razon

No son buenos tiempos para Sergio Ramos en el PSG. No juega y su fecha de vuelta se va retrasando cada vez más sin que estén muy claros los motivos de esas cancelaciones. El club francés lo fichó cuando el defensa y el Real Madrid no llegaron a un acuerdo en su renovación y varios meses después, está empezando a arrepentirse de su llegada. Tanto que, según Le Parisien, se está pensando rescindirle el contrato.

Aunque Leonardo, director deportivo, salió a defenderle el otro día y aseguró que la prensa francesa no debía continuar el papel de la española, que estaba, según él, echando mierda sobre Ramos, ahora las informaciones de la prensa francesa desvelan una cara oculta: Pero internamente, la confianza que algunos depositaron en el defensa en el momento de su fichaje, o incluso tras su lesión en la pantorrilla unas semanas después, ya no es inquebrantable hoy. Tanto es así que la opción de la rescisión de contrato, aunque no está en la agenda del día, ya no es ciencia ficción, habiendo el PSG integrado el hecho de que pudo haberse equivocado en su elección”, asegura el periódico que mejor conoce la información dentro del PSG.

No es un periódico que suela dar informaciones equivocadas y lo que da a entender es que en Francia, como sucede en los grandes equipos europeos, la paciencia tiene un límite y pese a que hasta ahora los dueños del PSG han sido comprensivos con Sergio, empiezan a querer ver que su inversión en el defensa tiene algún resultado en el campo: “El ex capitán del Real Madrid fue considerado un fichaje clave este verano y parecía que iba a ser una pieza clave en la defensa parisina, especialmente en una formación de tres hombres. Pero cuatro meses después de su llegada, todavía no está en condiciones de jugar”, continúa la información.

En un equipo que arriba tenía a Mbappé y Neymar (y a los que después llegaría Messi) la llegada de Ramos, con su historial de Champions ganadas con jugadas decisivas, suponía el punto de inflexión que durante tanto tiempo viene buscando. Si en el ataque mejorar parecía imposible, en defensa Ramos tenía que dar un salto de calidad al equipo que entrena Pochettino. Pero, por ahora, el entrenador argentino no hace más que responder a preguntas acerca de cuándo va a volver el defensa a los terrenos de juego.

Para Ramos la situación no puede ser más extraña: acostumbrado a lucir una forma física envidiable y a considerar que su edad no se reflejaba en su cuerpo, está viviendo un 2021 que no le gustará recordar. Su último partido en el Real Madrid fue la derrota en el campo del Chelsea en la Champions. Después se marchó sin querer irse. Pero llegó al PSG, otro equipo top, para demostrarse a sí mismo y también a los demás (al Real Madrid, a Luis Enrique, a los aficionados) que aún tenía cuerda para rato y que la tenía, además, para competir entre los más grandes. Pero no lo ha podido demostrar y las dudas están creciendo a pasos agigantados.