Fútbol

Bale vuelve a caer tras jugar sólo 45 minutos con Gales

El futbolista no juega con el Real Madrid desde el 28 de agosto y tras reaparecer con su selección ha sentido molestias en el gemelo

Gareth Bale, en el calentamiento previo al partido entre Gales y Bielorrusia del sábado
Gareth Bale, en el calentamiento previo al partido entre Gales y Bielorrusia del sábado FOTO: REBECCA NADEN REUTERS

Gareth Bale vuelve a tener molestias físicas en un gemelo y no va a poder estar con su selección en el encuentro de este martes frente a Bélgica. El Real Madrid ha confirmado estos problemas de su futbolista y espera a que regrese para realizarle las pruebas médicas que determinen el alcance de la lesión.

El galés fue titular el viernes en la goleada de su país (5-1) ante Bielorrusia. No marcó y fue sustituido al descanso. En un primer momento podía parecer una decisión del seleccionador, ya que se trataban los primeros minutos de juego del extremo en mucho tiempo. La idea era ir probándolo poco a poco, sin forzarlo, ya que no llegó a tiempo antes de esta fecha FIFA para regresar a una convocatoria del Real Madrid.

Pero vistas las informaciones aparecidas ahora, Bale se quedó en el vestuario tras 45 minutos de juego por esas molestias que ahora le van a dejar fuera del segundo partido de Gales y que podrían volver a incluirlo en la lista de lesionados.

Ancelotti confirmó antes del partido ante el Rayo que la resonancia decía que Bale estaba totalmente recuperado y que se iría con Gales para volver a la acción. No le importaba esto al técnico blanco, ya que si se lo devolvían ileso y con más ritmo era una buena noticia para él, que podría ponerlo en el campo ya este domingo ante el Granada.

Ahora parece que los plazos van a volver a estirarse y habrá que ver si el galés tiene que volver a detenerse. Lleva de baja desde el 11 de septiembre, cuando en la previa del partido ante el Celta en el Bernabéu se conoció su lesión. En realidad, no juega desde el 28 de agosto, día en el que disputó 66 minutos como titular en la victoria del Real Madrid en el campo del Betis. Era la tercera jornada de Liga y Gareth había empezado también los otros dos encuentros, ante el Alavés y el Levante.

Ancelotti lo tenía entre sus titulares y reconocía que el futbolista había completado una buena pretemporada, sin contratiempos físicos y mostrando una gran actitud. Dijo que se había ganado esos minutos y que de todas maneras sería el césped el juez que determinaría si iba a seguir en el once o no.

El problema, una vez más, es que el cuerpo no le aguantó y ha pasado dos meses y medio fuera. Ahora parecía estar recuperado y había vuelto a entrenar e incluso reaparecido con su selección, pero todo apunta a que tendrá que volver a detenerse. Y así es imposible que pueda coger ritmo y ser útil para Ancelotti, que no tiene ningún tipo de complejo en usar los jugadores de los que dispone. Si el galés respondía iba a tener protagonismo en su último año de contrato. Pero claro, con tantas lesiones no hay manera.