Deportes

La desgarradora confesión de Nadal sobre su lesión: “No tiene solución”

El tenista fue muy claro al valorar su estado físico y lo que le espera en el futuro

El tenista español Rafa Nadal.
El tenista español Rafa Nadal. FOTO: Andy Brownbill AP

Rafa Nadal ha superado con solvencia las dos primeras rondas del Open de Australia, pero estos triunfos no han servido para que olvide la lesión que sufre en el pie izquierdo, “un problema que no tiene solución”, según confesó el tenista balear.

“Con el escafoides partido por la mitad es difícil que la lesión esté olvidada. Esto es una verdad como un templo y no va a estar olvidada durante el resto de mi vida. Lo demás es engañaros a vosotros y engañarme a mí. Tengo un problema que no tiene solución ahí debajo. Otra cosa es que me pueda dejar competir con más o menos garantías y eso es lo que estamos intentando”, aseguró Nadal después de vencer al alemán Yannick Hanfmann.

Con lo que tengo ahí abajo no espero que las condiciones para el resto de mi carrera vayan a ser perfectas, pero sí que confío en que me dejé desarrollar mi actividad profesional de manera continuada. Eso es lo que firmaría yo para encarar el futuro con un poquito de positivismo”, continuó.

Nadal dejó claro que no jugará si ello implica padecer un “sufrimiento extremo” o si la lesión le impide luchar por ganar torneos: “Lo que no voy a hacer es jugar sin tener opciones absolutamente de nada o para que sea un sufrimiento extremo. Sufrimiento con opciones siempre va a valer la pena, pero si el sufrimiento es sin opciones para conseguir los objetivos, pierde el sentido. Juego porque me hace feliz y porque me motivan los retos. Si llega un momento en que el dolor supera todo lo demás, y te quita la ilusión de lograr los objetivos, es el momento de pensar en otras cosas. Ahora mismo no estoy en esa línea porque he vuelto con muchísima ilusión después de muchos meses sin poder hacer lo que hacía y confío en que así siga”.

Pese a todo, el tenista balear ve el futuro con optimismo: “Tengo que estar preparado para aceptar lo que pueda ir viniendo en esta vida. No soy muy de pensar en negativo, soy una persona positiva en general e intento ver las cosas pensando que van a ir a mejor”.

A Nadal le diagnosticaron la enfermedad de Muller-Weiss después de ganar el Open de Madrid en 2005. “La enfermedad de Müller-Weiss es degenerativa y es una displasia del escafoides tarsiano, una deformidad de uno de los huesos situados en el medio pie y que es esencial para la movilidad del mismo. Además, por sus síntomas, su forma de aparecer, la artrosis que suele cursar y que sólo es perceptible a través de radiología, suele ser difícil de diagnosticar hasta que está avanzada”, explica Pilar Nieto, presidenta del ICOPCV (l Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana), en su página web.

Es una enfermedad que se produce en la infancia, pero que da problemas cuando se es adulto, como le sucede a Rafa Nadal. Provoca mucho dolor y puede también producir artrosis en las rodillas. Nadal reconoció que su escafoides “era más fino por un lado y se partió”. Para superar esa lesión, desde entonces juega con una plantilla especial, lo que le ha ocasionado otros problemas, según confesó el tenista: “Gracias a la plantilla he podido jugar, pero a partir de ahí me ha trastocado otras cosas: rodillas, caderas, espalda…”.