Deportes

¿Por qué se enfadó Nadal con Sonego y se lo recriminó en pleno partido?: “Me he equivocado, le he pedido disculpas”

El español venció al italiano y ya está en octavos de final de Wimbledon

Rafael Nadal y Lorenzo Sonego en plena discusión durante su partido de tercera ronda de Wimbledon
Rafael Nadal y Lorenzo Sonego en plena discusión durante su partido de tercera ronda de Wimbledon FOTO: ANDY RAIN EFE

Rafa Nadal encontró por fin las sensaciones sobre hierba para derrotar al italiano Lorenzo Sonego en tercera ronda de Wimbledon, en un partido que el español dominó prácticamente en todo momento. En el tercer set hubo que parar para que pusieran el techo en la pista central y que así pudiera haber luz artificial, porque la natural ya no era suficiente. Regresó fuerte el italiano con un break y entonces el balear tuvo una pequeña bronca con él. Cuando estaban los dos en la red le recriminó que los gritos que estaba pegando al golpear la bola le estaban molestando.

El italiano puso cara de incredulidad ante lo que estaba sucediendo. La charla no se alargó mucho. Le tocaba sacar a él y sufrió la contrarrotura instantánea, que era definitiva porque ponía el 5-4 y servicio para Rafa, que no perdonó. Después, se saludaron en la red y siguieron manteniendo la discusión/conversación siempre de forma educada, hasta que llegó un momento en el que dijeron que mejor seguir hablando en privado. Rafa dio un par de palmadas en la espalda a Sonego y el italiano se marchó.

Después, en la entrevista a pie de pista, dio sus explicaciones de lo que había sucedido: “Nada de polémica, en absoluto. Desde lo más profundo de mi corazón, no se lo dije de una manera negativa. Se lo dije de forma positiva, siento si le ha molestado. Ya le he dicho que ahora lo hablamos, pero no va a ser un problema para nada”.

Y justo después, en conferencia de prensa, entró más en profundidad en el tema diciendo qué había pasado en concreto: “Cuando él golpea la bola alarga el grito con 4-3 en un momento clave, cuando no había pasado durante todo el partido. Yo cuando estoy voleando y se me alarga el grito, es molesto. No podemos saber si lo ha hecho aposta o no”. Y admitiendo después un error en su forma de comportarse: “Me he equivocado. He hablado con él con total tranquilidad. Le he expuesto una situación que estaba ocurriendo. Si volviera atrás no lo haría otra vez”, reflexionó el zurdo.

La forma habitual de actuar en estas situaciones es decírselo al juez de silla y que este se lo haga saber al jugador implicado. “Se lo había dicho al árbitro anteriormente, el árbitro, que es de los mejores, estaba esperando al cambio a decirle algo”, desveló Rafa. “Estamos entre colegas, que nos vemos cada semana. Hay unos códigos dentro de una pista de tenis que se tienen que respetar. Yo creo que me he equivocado al llamarle a la red y decirle las cosas. Se lo tenía que haber dicho en el cambio de lado o esperar a que se lo dijera el árbitro”, insistió. “No ha habido pique. He subido a su vestuario, le he pedido disculpas”, finalizó.

Todo quedó ahí y Sonego se fue recibiendo una ovación del público en la central del All England Club. Nadal sigue avanzando en su intento de hacer (todavía más) historia, pues busca en la hierba de Londres su vigésimo tercer Grand Slam e intentar seguir en la pelea por ganar los cuatro “Grandes” la misma temporada, después de haber terminado con éxito Roland Garros y el Open de Australia.

Su próximo rival es Van de Zandschulp, al que ya derrotó hace apenas un mes en París, pero en tierra, y esto es hierba y el servicio del neerlandés tendrá mucho que decir. En la parte del cuadro de Rafa ya no quedan “top 10″ después de la eliminación de Tsitsipas a manos de Kyrgios en un partido muy caliente. Precisamente el australiano se ha convertido en el rival más importante que le queda camino de una hipotética final.

Molesto con el techo

A Nadal también le molestó el momento en el que cerraron el techo de la pista central. “Durante todo el partido íbamos a parar durante el final de un set. Y se nos ha parado con el 4-2. No entiendo eso bajo ningún concepto. Es surrealista. No sé cuándo se ha cerrado la pista 1, pero me da la sensación que ha sido después del nuestro”, afirmó el español.