Economía

Globalia y Barceló fusionan sus agencias de viajes y crean el segundo gigante del sector

El nuevo gigante estará participado al 50% por ambos socios, tendrá 1.700 puntos de venta y sumará una facturación de 3.700 millones de euros

Un nuevo gigante de los viajes está a punto de nacer. A falta de la firma definitiva que haga oficial el acuerdo, Globalia y Barceló cerraron ayer la fusión sus dos negocios de viajes y se coronaron como el principal competidor del líder nacional, Viajes El Corte Inglés. El acuerdo, sellado de momento con un apretón de manos entre el copresidente del Grupo Barceló, Simón Pedro Barceló, y el consejero delegado de Globalia, Javier Hidalgo, ha dado luz verde a una compañía participada al 50% por ambos socios, que sumará más de 1.500 puntos de venta directa, 6.200 empleados, 2.600 millones de facturación y agrupará todo el negocio de viajes de ambas compañías. La operación, pendiente de la aprobación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) –que deberá valorar todas las condiciones y los activos–, es el resultado de meses de negociación, que ya había dado frutos este mismo año tras ir de la mano en la presentación de ofertas para la adjudicación de varios lotes de los viajes del Imserso y con la creación de la UTE Mundosenior, precursora de lo que finalmente ha ocurrido con todo el negocio.

Publicidad

Dos grandes, unidos

Con esta medida, Globalia mantiene el giro estructural dado a su negocio turístico integral –transporte, viaje y hotel– para centrarse exclusivamente en el sector de viajes, que pretende ampliar con su alianza con Barceló. Su aportacion al nuevo gigante no se limitará a sus dos buques insignia, Halcón Viajes y Viajes Ecuador –con 810 oficinas en toda España, de las que 67 son sucursales del área Corporate Travel–. Su división mayorista, encabezada por Travelplan, también se integrará en el consorcio, aportando a su composición Marsol, Iberrail y Touring Club. En cuanto a otras filiales, como Geomoon, Welcome, Globalia Meetings and Events y Globalia Autocares, está pendiente su grado de incorporación. Queda fuera de la transacción su filial hotelera Be Live, además de su negocio de asistencia en tierra en los aeropuertos y el de mantenimiento de aviones, ligados a su aerolínea Air Europa. Por su parte, Barceló aportará la división minorista de Ávoris, que se compone de las agencias vacacionales B The Travel Brand y las corporativas de BCD Travel, además de 60 puntos de venta en Portugal. En total, casi 700 oficinas. A ello, se unirá el negocio mayorista: Catai, Quelónea, Jolidey, Viva Tours, LePlan, LeSki, LeMusik y Special Tours y las pequeñas aerolíneas Evelop! y Orbest!, que operan desde España y Portugal con una flota de seis aviones. Al igual que su nuevo socio, Barceló también deja al margen de la operación su división hotelera, que mantendrá independencia operativa pero seguirá compartiendo sinergias.

Flecos pendientes

Las negociaciones, llevadas a cabo entre Simón Pedro Barceló y Javier Hidalgo, se verán rubricadas con una firma oficial a lo largo de la semana que viene, presumiblemente el próximo lunes. Queda pendiente por conocerse el impacto que esta fusión recaerá sobre las plantillas de ambas compañías. Fuentes sindicales manifestaron ayer su preocupación por este acuerdo, ya que se produciría el cierre de al menos 100 puntos de venta por culpa de la duplicidad de servicios, casi un 20% del total, con el consiguiente impacto directo sobre el empleo. Tampoco ha trascendido la composición de la cúpula del nuevo gigante de los viajes, aunque Gabriel Subías, hasta ahora consejero delegado de Ávoris, suena como primer ejecutivo de la nueva sociedad. Esta operación se produce apenas dos semanas después de que Globalia llegara a un acuerdo con IAG, la matriz de Iberia, para vender por 1.000 millones de euros su aerolínea Air Europa.