BBVA reduce en 1.350 millones el valor de su filial en EE UU

La operación no afectará a la liquidez del grupo ni a su dividendo

Sede de BBVA en Madrid / Foto: Reuters
Sede de BBVA en Madrid / Foto: Reuters

BBVA reducirá en 1.500 millones de dólares, cerca de 1.350 millones de euros al cambio actual, el valor de su filial en Estados Unidos, por la evolución de los tipos de interés en el país y la ralentización de la economía. Eso hace que el banco espere ahora una evolución de los resultados futuros de su filial en EE UU por debajo de lo estimado anteriormente y por eso ajustará el fondo de comercio, lo que supone apuntarse unas pérdidas de 1.500 millones de dólares al cierre del año.

Pero el banco insiste en un comunicado que este ajuste contable, similar al que hizo el Banco Santander con su filial en Reino Unido, no supone ninguna salida de caja, por lo que no afecta a la liquidez del grupo. Tampoco se derivará un impacto sobre el patrimonio neto tangible o el capital del grupo BBVA, ni sobre la capacidad de reparto de dividendos del banco ni en la cuantía que está previsto proponer como retribución al accionista.

En Estados Unidos, BBVA obtuvo un beneficio de 478 millones de euros entre enero y septiembre de este año, casi un 12% menos. Aunque BBVA estableció una sucursal en Nueva York desde 1988 y realizaba operaciones de transferencias monetarias entre Estados Unidos y México desde 1994, no fue hasta septiembre de 2004 cuando logró establecerse definitivamente en el país gracias a la compra de Valley Bank y sus cuatro sucursales californianas. Con esa adquisición, el banco sentó las bases para expandir su estrategia a zonas con un alto índice de población hispana en EE UU. En 2005, BBVA compró el banco fronterizo de Texas, Laredo National y sus 32 sucursales, y apenas un año y medio más tarde, a finales de 2006, anunció que se hacía con el Texas State Bank, un banco con 80 sucursales, y el State National Bank, una entidad con 44 sucursales. Y en febrero de 2007, BBVA llevó a cabo su mayor operación hasta la fecha en EEUU, la compra de Compass Bank, con presencia en seis estados y un total de 422 sucursales, lo que permitió triplicar el volumen de activos y el paso previo para introducir la marca BBVA Compass. (Efe)