Mafias al volante: los siniestros fraulentos se multiplican por tres desde 2013

Las estafas a los seguros de auto impiden que las pólizas bajen hasta 25 euros por cliente

Su “modus operandi” consiste en montajes realizados en rotondas y en colisiones por alcance que hacen “en carrusel” para engañar a distinas operadoras
Su “modus operandi” consiste en montajes realizados en rotondas y en colisiones por alcance que hacen “en carrusel” para engañar a distinas operadorasLa Razón

El timo es una práctica ancestral de conseguir dinero. El riesgo, la adrenalina y la recompensa fácil y rápida son algunos de los mayores alicientes que captan la atención de las mafias. Estos grupos organizados han proliferado especialmente en el fraude a empresas aseguradoras. Hombres jóvenes y sin trabajo, y otros no tan jóvenes con formación universitaria, elaboran de manera conjunta artimañas que repiten en serie y generan un coste anual de 803 millones de euros a los seguros de coche. Según el barómetro de fraude en el seguro de Línea Directa, el número de grupos organizados dedicados al fraude del auto se ha multiplicado por tres desde 2013, con 500 grupos delictivos en total y un coste de 1.296 euros por cada caso y de 9.200 millones de euros en la última década (0,7% del PIB español en 2018).

Talleres que pintan falsos arañazos con tiza en los coches para facturárselos a las aseguradoras, clientes que reclaman padecer un miedo insuperable a la conducción tras un siniestro y que son grabados saltándose semáfores en rojo y líneas continuas o personas que alegan haberse quedado ciegas tras un accidente y que son capaces de caminar sin ningún tipo de ayuda o de hacer tareas domésticas sin ningún tipo de problema. Estos son algunos de los casos más pintorescos destapados por los especialistas antifraude de Línea Directa Aseguradora. Los casos más habituales están relacionados con simulaciones de los estafadores haciéndose pasar por agentes de agentes de seguros para pedir una cuantía económica por la póliza; el alquiler de coches para provocar siniestros o la compra de vehículos viejos solicitando al vendedor que no cancele la póliza, ya que necesitan el seguro en vigor para pasar la ITV y así aprovechar la circunstancia para montar siniestros falsos de lesiones.

El 63% de los fraudes se detectan en el sector del automóvil, ya que el 5,6% de los siniestros son fraudulentos. El informe señala que, en los últimos dos años, se produjeron 60.000 fraudes en el seguro de autos y más de 6.500 en el de hogar. La creación de redes organizadas se disparó un 23% entre 2017 y 2018. En lo que respecta a la tipología del fraude, es significativa la subida de los casos de fraude en materia de lesiones, con un 17% del total entre 2017 y 2018 frente al 6,5% del bienio anterior. El 85% de los fraudes por daños materiales son intentos de incluir en los partes daños ajenos al siniestro. Línea Directa remarca que, las pequeñas y medianas empresas que en el anterior barómetro eran las que más defraudaban a los seguros de auto, han caído hasta el último puesto, mientras que los accidentes de moto suben al primer puesto, seguidos de los accidentes en los que los jóvenes están involucrados.

Estas grupos organizados dedicados al fraude de las aseguradoras son los responsables de que su póliza no baje de precio. El director de Gobierno Corporativo de Línea Directa, Francisco Valencia, ha señalado que las mafias se están convirtiendo en un gran problema para el sector debido a las cuantías y a la naturaleza de sus estafas. Estas redes, con estructuras muy jerarquizadas, se centran sobre todo en reclamar las indemnizaciones por daños corporales con importes que superan de media los 10.500 euros. Su “modus operandi” consiste en montajes realizados en rotondas y en colisiones por alcance que van realizando “en carrusel” para engañar a distinas operadoras. Esta táctica consiste en estafar a varias compañías de seguros diferentes aprovechando la “rigurosidad” de la actual ley de protección de datos, que dificulta la cooperación entre ellas. Valencia lamenta que paguen “justos por pecadores” ya que los conductores “honrados” podrían pagar 25 euros menos por sus pólizas si no existieran este tipo de engaños.

Los días de la semana en la que constaron más fraudes son los miércoles y los jueves, y los meses predilectos, marzo, abril y mayo. Por comunidades, Murcia es la región donde más redes mafiosas operan en relación con su población y multiplica por cinco la media nacional, seguida de Cantabria y Andalucía.