Volkswagen fracasa en las negociaciones sobre el “dieselgate”

El acuerdo al que llegaron la compañía y la asociación de defensa de los consumidores fue de 830 millones

Un vehículo Volkswagen durante la tercera jornada del evento internacional "Motor Show (IAA)"RONALD WITTEKEFE

La indemnización para los afectados por el caso “dieselgate” tendrá que esperar. El grupo alemán Volkswagen ha dado por fracasadas las negociaciones para indemnizar a los cientos de miles de propietarios de un vehículo con motor diésel. Tal y como explica uno de los portavoces del grupo, el problema ha sido la cuantía de la indemnización que piden los abogados de la Asociación alemana de Defensa del Consumidor (VZBV, por sus siglas en alemán). En un principio, el acuerdo al que llegaron la compañía y la asociación de defensa de los consumidores fue de una indemnización de 830 millones de euros, sin embargo, los asesores legales de la organización exigen más dinero.

Frente a ello, Volkswagen aseguró que los abogados de la organización no han aportado “pruebas concretas suficientes” que justifiquen los servicios ofrecidos por los cuales la compañía tendría que abonar más cantidad de la acordada. Es más, según indica la compañía, los asesores legales de VZBV rechazaron que se realizara un “examen legal independiente” en relación con sus exigencias económicas. Por esta razón, Volkswagen considera “imposible” que se haga dicho pago y, más allá de eso, ha calificado de “demandas irrazonables” las acusaciones presentadas por parte de los abogados de VZBV.

Por su parte, la corporación de consumidores que preside Herbert Diess señala que el consejo de administración decidirá, en los próximos días, los pasos a seguir en relación con este caso. Un debate que, hasta ahora, le ha costado más de 30.000 millones de euros a la automovilística, entre recordatorios y honorarios legales. Además, también ha levantado serias dudas sobre otros fabricantes de equipos que han sido salpicados por el mismo asunto, el “dieselgate”, concretamente las compañías Bosch y Daimler. Desde 2015 que saltó este escándalo, la demanda colectiva contra Volkswagen suma 444.000 personas que reclaman daños y perjuicios en relación con el caso del “software” que detectaba que el coche estaba siendo objeto de pruebas en un laboratorio y reducía las emisiones de óxidos de nitrógeno (Nox).