Economía

La única fábrica de mascarillas españolas, “desbordada”

Sibol, fabricante exclusivo de mascarillas FFP3 en España, produce las 24 horas del día para hacer frente a la escasez

El único fabricante de mascarillas autofiltrantes FFP3 en España se encuentra “desbordado” ante la demanda de mascarillas. La empresa vizcaína Sibol produce en la actualidad a un ritmo de 16.000 diarias. El gerente de la compañía, Iñaki Muñoyerro, ha afirmado que los empleados trabajan en tres turnos las “24 horas del día” para hacer frente a esta situación. La lista de espera de nuevos clientes para este producto, según ha apuntado, se eleva a cuatro meses. En declaraciones a Europa Press TV, Muñoyerro ha explicado que han debido “priorizar” las peticiones y atender primero la demanda de los servicios sanitarios para hacer frente a sus necesidades.

Entre las de su clase, la FFP3 ofrece la máxima protección contra la contaminación presente en el aire. Este modelo de mascarilla protege contra agentes patógenos como virus, bacterias y esporas de hongos oncogénicos y radiactivas. La fuga total puede ascender a un máximo del 5% y deben filtrar el 99% de todas las partículas que miden hasta 0,6 micras. Sibol, única en España y de las pocas en Europa en fabricar este tipo de mascarillas, ha cerrado acuerdos con el Gobierno Vasco para abastecerle de material, al igual que con la Sanidad de la Comunidad Autónoma de Madrid “para poder colaborar con ellos lo más rápido posible”. En estos momentos, la lista de espera para hacerse con sus productos es “de cuatro meses, con lo cual hasta julio tenemos todo absolutamente pedido”. “Y desde hace ya mucho tiempo, estamos diciendo que no a nuevos clientes, estamos diciendo que no a exportar, y estamos diciendo que no a todo aquel que no acepta menos de cuatro meses, porque no podemos tomar otra decisión”, se ha lamentado. Por todo ello, la compañía ha realizado 14 nuevas contrataciones, 10 nuevos empleados la semana pasada, otros dos a lo largo de la presente y dos más la que viene.

A principios de este mes, uno de los productos más usado de esta crisis sanitaria disparó su precio en un 690%. Este fue el caso de las mascarillas médicas de la marca 3M Aura, comercializadas a través de Amazon, que en 2019 costaban cerca de 11 euros y a principios de mes rondaban 89,95 euros, según los datos recogidos por Idealo. De la misma manera que se elevó el precio por mascarilla, el pack de 10 unidades de este producto, de la marca 3M FFP3 alcanzó los 449 euros, mientras que en 2019 el precio del pack era de 59 euros. Frente a la compra compulsiva de estos productos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que su solo uso no garantiza que se evite el contagio si no se mantienen otras medidas de higiene básicas. La empresa Sibol pone de relieve que su compra masiva está generando problemas de abastecimiento, perjudicando así a la población de riesgo, enfermos y personal sanitario.