Coronavirus

Colapso en los ERTE: crecen un 530% con un refuerzo mínimo del SEPE

Los funcionarios no dan abasto con el aumento del 10% de personal, 780 interinos sólo para seis meses, mientras casi un millón de trabajadores se quedan sin cobrar

Sesión de control al Gobierno en el Senado
La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda DíazRicardo Rubio Europa Press

El SEPE gestiona un 530% más de expedientes que en 2019, mientras su plantilla solo se ha incrementado un 10%. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (Csif) ha elaborado un informe que explica los retrasos en la gestión de expedientes que tramita el Servicio Público de Empleo Estatal, y la situación de extrema debilidad de su plantilla ante la escasez de recursos y efectivos frente a la situación de excepcionalidad respecto al desmembramiento del tejido productivo en España. CSIF presentará este informe a los diferentes grupos parlamentarios para su estudio en la Comisión para la Reconstrucción constituida en el Congreso de los Diputados.

El sindicato de funcionarios da por sentado que miles de personas afectadas por un ERTE (y otras prestaciones por desempleo extraordinarias) siguen pendientes de percibir sus ingresos, “pese a las reiteradas afirmaciones por parte de la Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en las que indica ser una cuestión resuelta”, denuncia el sindicato. Esta situación “genera incertidumbre, decepción y vulnerabilidad en este colectivo de desempleados, que traslada su profundo malestar a los trabajadores y trabajadoras del SEPE, que son quienes dan la cara con su trabajo diario ante la irresponsabilidad reiterada de las declaraciones políticas”, subraya Csif en un comunicado. Según las fuentes consultadas por LA RAZÓN, la cifra de trabajadores que no han cobrado desde marzo ninguna ayuda ni salario se aproxima al millón de personas, solo 80.000 de ellos en Cataluña.

Según datos del propio Ministerio de Trabajo, la tramitación de expedientes de prestaciones por desempleo respecto al mes de abril del año pasado se ha incrementado de media un 530%, mientras que la plantilla apenas se ha incrementado un 10% por ciento debido a la incorporación extraordinaria de personal interino sólo para seis meses (780 interinos de los 1.000 comprometidos por el Gobierno hace dos meses, sobre una plantilla de 6.601 personas encargadas de tramitar actualmente los expedientes).

La horquilla va desde provincias como Palma de Mallorca, donde se ha producido el mayor incremento de cargas de trabajo (con cerca de un 1.300%), hasta otras como Álava y Gerona (900%), Barcelona y Madrid (800%), Zaragoza (600%), Las Palmas y Valladolid (700%), Cuenca (600%) y La Coruña con un 500%, entre otras.

Errores de documentación

Además, “la desinformación generada por la propia Ministra de Trabajo y otros miembros del gobierno, los errores en la documentación que aportan las empresas, el colapso de la autoridad laboral respecto a la obligatoriedad en la constatación de la “fuerza mayor” en los ERTE y la necesidad de esperar por parte del SEPE a que se produzca el silencio administrativo para iniciar la tramitación de los expedientes que no pueden ser constatados por ese órgano, así como las modificaciones en la presentación de dichos procedimientos que realizan las empresas sobre la marcha, están lastrando la gestión de los expedientes de una manera especialmente relevante”, indica Csif. “Y no sólo son los ERTE. Las demás medidas extraordinarias para la cobertura del desempleo que se han puesto en marcha por parte del Gobierno (prestación por desempleo al colectivo de fijos discontinuos, el subsidio por desempleo excepcional por fin del contrato temporal, el subsidio para las personas trabajadoras del hogar, la prestación por desempleo al colectivo de artistas, etc.) se unen a las prestaciones ordinarias de la extensa carta de servicios de este Organismo que afectan a un número de desempleados, éstas últimas, de más de dos millones de personas”, concluye el sindicato.