El número de pensiones vuelve a subir pero sigue 38.000 por debajo de antes del coronavirus

La jubilación media de las nuevas altas sube casi un 7% en el último año y supera los 1.400 euros

Las pensiones de jubilación, las más numerosas, se llevan dos terceras partes del gasto. En la imagen, una pareja pasea por las calles de Madrid
Las pensiones de jubilación, las más numerosas, se llevan dos terceras partes del gasto. En la imagen, una pareja pasea por las calles de Madrid©Gonzalo Pérez MataLa Razón.

El sistema público de pensiones vuelve a retomar poco a poco el ritmo creciente que venía registrando sin cesar hasta la llegada del coronavirus, aunque aun se encuentra muy por debajo de los datos prepandemia. El hecho de que sean las personas de mayor edad los perceptores principales de estas prestaciones y que el virus se haya cebado especialmente con ellos había conducido durante la primavera a un fuerte retroceso en el número de personas cobrando una pensión. A esto se sumaba el cierre de las oficinas que tramitan los nuevos expedientes, provocando un retraso en el cobro de las pensiones. Sin embargo, en julio el número global de pensionistas volvió a crecer con cierta fuerza, tras haber repuntado ya aunque de forma muy leve en junio.

La nómina mensual de pensiones contributivas de la Seguridad Social ascendió a los 9.883 millones de euros a 1 de julio, lo que supone un incremento del 2,28% respecto al mismo mes del año pasado. En comparación con el mes anterior, el incremento es del 0,2%. En esta nómina se abonan 9.767.050 pensiones contributivas, 12.310 prestaciones más que en junio, muy por encima del incremento registrado el mes pasado respecto a mayo (+603). “Por segundo mes consecutivo, se mantiene el cambio de tendencia en el número de pensiones abonadas tras los descensos de marzo, abril y mayo”, explica la Seguridad Social. No obstante, el total de pensiones es aún inferior en 38.000 personas al máximo histórico alcanzado el pasado mes de febrero, cuando se pagaron 9.805.148 prestaciones.

Además, si se considera el acumulado anual, desde enero hasta junio de 2020 han causado alta 244.231 nuevas pensiones, lo que supone un descenso del 18,2% respecto al mismo periodo del año pasado. Por otro lado, desde enero han causado baja 278.280 pensiones, un 13,7% más que el año anterior. Ello a pesar de que el número de altas de pensión registradas a lo largo del mes de junio aumentó en 45.766 pensiones, lo que supone supone un incremento del 6,6% respecto del mismo mes de 2019.

Según la Seguridad Social, “en los meses anteriores se percibió el efecto de la pandemia en los movimientos de pensiones. En parte, como consecuencia del cierre de oficinas, que dejaron de prestar atención presencial durante algunas semanas, y por la situación de confinamiento, que hizo que muchos ciudadanos postergasen sus gestiones con la Seguridad Social. También hay que tener en cuenta cómo ha influido la pandemia de Covid-19 en términos de mortandad sobre el conjunto de la población y, en mayor medida, sobre el colectivo de las personas de más edad”.

La pensión media del Sistema, que comprende las distintas clases (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares), alcanzó a 1 de julio los 1.012 euros mensuales, lo que supone un aumento interanual del 2,05%. La pensión media de jubilación llega a 1.163 euros, un 2,13% más respecto al año pasado. No obstante, las nuevas altas de pensiones de jubilación han subido en el último año un 6,93% hasta llegar a los 1.410 euros de media. Las del Régimen General llegaron a 1.530 euros al mes. Más de dos tercios de la nómina global de las pensiones se destinan al abono de las jubilaciones, cuya factura asciende a 7.073 millones de euros. A las pensiones de viudedad se destinan 1.708 millones de euros. La nómina de las prestaciones por incapacidad permanente ha alcanzado 937 millones de euros, la de orfandad es de 139,5 millones y la de las prestaciones a favor de familiares es de 25,4 millones.