6 consejos para evitar estafas al comprar online

La plataforma de reclamaciones online Reclamador.es ha elaborado una lista "tips" básicos para aprender a detectar una página web fraudulenta

Una compradora ojea la página web de Aliexpress, tienda en línea perteneciente al gigante del comercio electrónico Alibaba Group
Una compradora ojea la página web de Aliexpress, tienda en línea perteneciente al gigante del comercio electrónico Alibaba Group

El confinamiento potenció el teletrabajo, el tele-estudio, las compras online y, en general, la digitalización de todos los procesos que nos rodean. El mundo cibernético ofrece un sinfín de posibilidades pero también entraña infinitos riesgos. La delincuencia online se esconde detrás de ofertas fraudulentas y solicitudes sospechosas de datos. Más allá de los grandes ataques a organismos públicos y empresas, los criminales en la red también van en busca de una presa fácil. Sus burdas trampas son sencillas de detectar, aunque a veces las prisas o la falta de atención pueden jugarle una mala pasada. Para que cualquier comprador puede evitar las estafas online, la plataforma de reclamaciones online Reclamador.es ha elaborado una lista de seis consejos básicos para aprender a detectar una página web fraudulenta.

1. La dirección web

El primer paso y quizás el que más se obvia es comprobar la dirección de la página web (url). Esta debe tener “https” al inicio de la dirección -la “s” es de seguridad (security)-. En su defecto, deberá aparecer un candado que certifica que es una web segura. Si no aparece este candado, al inicio de la url le falta la “s” final (http) o le solicitan datos bancarios, desconfíe. Respecto a la url, Reclamador.es también aconseja prestar atención al contenido de la misma. Debe evitar aquellas cuyo nombre de url poco o nada tengan que ver con el contenido del resto de la web.

2. Mala ortografía y traducción

La web de reclamaciones también aconseja desconfiar de aquellas webs que deberían estar en castellano pero aparecen en otro idioma, que contienen errores ortográficos o están mal traducidas. “Lo anterior nos puede dar a entender que se trata de una suplantación de otra web o una página creada con fines fraudulentos”, advierte Reclamador.es.

3. Qué opinan otros usuarios

Pese a que en la red haya delincuentes esperando su oportunidad para hacer caja, también hay usuarios dispuestos a denunciarlos y alertar a otros comprador. Una forma sencilla de aclarar sus dudas si desconfía de una página web es buscar opiniones de otros internautas que hayan realizado compras online. Si encuentra poca información en los buscadores es una mala señal.

4. Contactar por email o teléfono

Como dice el dicho, hablando se entiende la gente. Si sospecha que la página web en la que pretende comprar podría ser fraudulenta puede acudir a su página de contacto y enviar un email o llamar para “poner fin a esa incertidumbre y tomar la decisión de comprar o no en ese portal”, aconseja la plataforma. “Si carece de información de contacto u ofrece únicamente un formulario de contacto, puede ser indicativo de una página web fraudulenta”, advierte Reclamador.es. Otra circunstancia que le puede hacer sospechar es la dirección de email desde la que le contacten al mensaje enviado o, igualmente, cómo está escrito ese correo electrónico. Además, si se da esta circunstancia y alguna de las anteriores (dirección web sospechosa o ausencia de reseñas de otros usuarios) la opción más segura será abandonar esa página y buscar el producto que desea en alguna otra.

5. Precios demasiado atractivos para ser ciertos

“Si un smartphhone que en cualquier otra tienda, física u online, se vende, por ejemplo, alrededor de los 900 euros y en ese sitio web se lo ofrecen a 50 euros, desconfíe”, advierte la plataforma de reclamaciones. Es cierto que los precios pueden variar de unos comercios a otros y que en ocasiones se lanzan atractivas ofertas. No obstante, las enormes diferencias, deben hacerle tener cautela a la hora de comprar en Internet.

6. Información de la empresa

“Las páginas que venden a través de Internet deben informar sobre la empresa que está detrás de esa tienda online. También si se trata de una persona física que vende online”, señala Reclamador.es. Realizar esta comprobación es muy sencilla, ya que la información debe estar disponible en el apartado de política de privacidad de la web. También puede aparecer en el aviso legal o en los apartados de “conócenos” o “quiénes somos”.