Sánchez deja fuera del “acto por la unidad” a la organización de autónomos más grande y crítica con su gestión

“Quizá estaban más interesados en invitar a los portaaviones que a la infantería empresarial”, dice el presidente de ATA, Lorenzo Amor

En presencia de representantes del mundo empresarial tan relevantes como Ana Botín (Banco Santander), Carlos Torres Vila (BBVA), Antonio Brufau (Repsol), Fuencisla Clemares (Google), Pablo Isla (Inditex), José María Álvarez Pallete (Telefónica), Ignacio Galán (Iberdrola), José Ignacio Goirigolzarri (Bankia), Isidre Fainé (La Caixa), José María Entrecanales (Acciona), Florentino Pérez (ACS) o Maurici Lucena (AENA), el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha realizado esta mañana en la Casa de América de Madrid un alegato en favor de la “unidad” para salir de la crisis en la que se encuentra inmersa España durante su conferencia. “España puede. Recuperación. Transformación. Resiliencia!”. Unidad que ha pedido también a aquellos más críticos con su gestión, algunos de los cuales no han sido curiosamente invitados al acto. Entre los asistentes a la conferencia, ha llamado la atención la ausencia de Lorenzo Amor, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). Amor asegura que no ha asistido al acto porque, sencillamente, no le han invitado.

“Yo tenía los billetes de avión preparados para ir a Madrid, pero como no me han invitado, pues no he ido”, asegura Amor, que asegura que asegura que no está molesto por la decisión. “Quizá estaban más interesados en invitar a los portaaviones que a la infantería empresarial”, asegura. Su ausencia, sin embargo, contrasta con el hecho de que otras organizaciones de trabajadores autónomos, como Upta, sí han estado presentes en el evento pese a que ATA ostenta la representación del 54% de los trabajadores por cuenta propia del país.

Amor, que sí asegura sentirse sorprendido por el hecho de que Antonio Garamendi, presidente de CEOE, haya sido el único representante presente en la conferencia de las diferentes patronales que componen la organización, ha defendido que seguirán haciendo lo que han hecho hasta ahora: defender al colectivo de autónomos por encima de cualquier ideología. “Si el Gobierno espera que ATA esté para aplaudirle y no para reclamar sus cosas, se equivoca”, asegura. “Apoyamos la unidad y el diálogo, pero censuraremos lo que se haga mal”, advierte.