La Seguridad Social penalizará con un 8% las jubilaciones anticipadas

Escrivá anunció en Onda Cero que la intención de su Ministerio es reducir el alto porcentaje de retiros antes de la edad legal. Impulsará cambios en la tramitación del ingreso mínimo

Lo insinuó ayer en su comparecencia en la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, lo ha ratificado hoy en el programa de Onda Cero “Más de uno”: las jubilaciones anticipadas tendrán una fuerte penalización, que podrá reducir hasta un 8% la pensión. En respuesta a una pregunta directa de Carlos Alsina sobre este tema, el ministro explicó que el sistema establecido en España para la jubilación entre los 65 y 67 años es razonable, aunque advirtió de que los mecanismos de jubilación anticipada voluntaria no están bien diseñados porque no penalizan como deberían las jubilaciones anticipadas. Por ello, cree que el porcentaje de retiros antes de la edad legal es demasiado alto y que se podrían reducir si los coeficientes de reducción de la pensión de facto alcanzaran el 8% en las jubilaciones anticipadas, que ya está establecido pero no se aplica en la mayoría de los casos, ya que al final la penalización se queda en un 3% o un 4% de media. Lo que no ha especificado es que si esta penalización se aplicará también para los trabajadores que hayan cotizado más de 40 años.

Ayer en el Congreso, Escrivá reiteró que uno de los fines que se ha marcado esta legislatura -dio a entender que ya tiene muy avanzada esta posibilidad para el corto plazo- es terminar con la sangría de las jubilaciones anticipadas, que según sus cálculos aumentaron hasta el 16% del total en 2019, una tendencia creciente sobre todo en el colectivo de los autónomos, que tienden a cotizar por la base mínima ante sus “dudas sobre la viabilidad del sistema de pensiones, y es es algo que tenemos que cambiar”, aseguró.

Su apuesta se centra en acercar la edad efectiva de jubilación a la edad legal y ha propuesto incrementar los incentivos económicos para retrasar la jubilación, reforzar las fórmulas de compatibilidad del trabajo y la pensión y “corregir elementos distorsionantes que en este momento existen en la regulación de las jubilaciones anticipadas” para desincentivarlas. Según indicó ante los diputados, la jubilación demorada voluntaria apenas supone el 6% del total de las pensiones y en los últimos años ha mantenido su tendencia, mientras que la anticipada voluntaria ha ido creciendo. También señaló el desconocimiento general existente entre los trabajadores de las bonificaciones existentes por demorar la jubilación que lleva a no beneficiarse de ellas. El incentivo por la demora en la edad de jubilación actualmente es del 3,2%. También anunció que se está diseñando un sistema de incentivos mejor construido, en el que destaca un aspecto poco desarrollado en España: compatibilizar pensión y trabajo, mejorando las posibilidades de esta opción. Recordó el ministro que muchos trabajadores no saben que si se retrasa la jubilación hasta los 67 años logrará una bonificación del 2% de forma permanente. “Muchos lo desconocen y la pierden, y es un número muy significativo de pensionistas”.

Cambios en el Ingreso Mínimo

En su entrevista de Onda Cero, el ministro de Seguridad Social también admitió que la tramitación de los 900.000 expedientes está siendo complicada porque requiere un diseño fino al ser una prestación compleja, y anunció cambios para mejorar el proceso. “Si el Ingreso Mínimo Vital llega a quien no debe llegar, erosionamos la credibilidad del marco en el que nos movemos”, aseguró. Asimismo, defendió que “queremos cambiar la norma, hacer un ajuste para hacer filtros previos e ir más rápido. Estamos aprendiendo a tramitar expedientes tan complejos. Lo estamos cambiando para ir más rápido. Esperemos que a final de septiembre haya 150.000 hogares recibiendo el Ingreso y a final de año sea todo más fácil y rápido”, reconoció.

Un 20% sigue en ERTE

En cuanto a la situación de los trabajadores que siguen en situación de ERTE total o parcial por la pandemia, el ministro explicó a Alsina que la intención es discutir con los agentes sociales un esquema que permita y focalice en las empresas que siguen restringidas en su actividad por la evolución de la pandemia y una exoneración fuerte de las cuotas a la seguridad social para protegerlas. “Nos quedan 20% de trabajadores que están en una situación de ERTE total o parcial. De ese 20%, creo que hay un tercio que son sectores relacionados con turismo, transporte aéreo, ocio... que no van a poder recuperar la actividad hasta dentro de unos cuantos meses”.

Asimismo, el ministro apostó porque las cotizaciones de los autónomos se ajusten a sus ingresos reales y asegura que hay cierto consenso en este sentido. “Es una anomalía que los autónomos no coticen por sus ingresos reales; el diseño que estamos pensando es que haya mas autónomos que pasarían a cotizar menos”.