Escrivá rompe el consenso entre las asociaciones de autónomos por la cotización por ingresos reales

ATA pide que el cambio de sistema sea optativo y critica que sería prácticamente imposible cotejar los rendimientos en el plazo de ejercicio fiscal. UPTA y Uatae aplauden la decisión de la Seguridad Social por ser un sistema “más justo”

La última propuesta lanzada por el ministro de de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, de cambiar el sistema de cotización de los autónomos del actual sistema a otro por tramos sobre los ingresos reales ha provocado la primera vía de agua en el rocoso frente que habían abierto conjuntamente durante la pandemia las tres principales asociaciones de este colectivo -ATA, UPTA y Uatae- frente a las decisiones tomadas por el Gobierno para aliviar la dura situación de los trabajadores por cuenta propia. Escrivá adelantó primero el martes en su comparecencia ante la comisión del Pacto de Toledo y confirmó ayer en Onda Cero que las cotizaciones de los autónomos se van a ajustar a sus ingresos reales. “Es una anomalía que los autónomos no coticen por sus ingresos reales; el diseño que estamos pensando es que haya más autónomos que pasarían a cotizar menos”, defendió.

Aunque aseguró que existe cierto consenso en este sentido, no todas las respuestas a su propuesta han sido positivas. Mientras desde UPTA y Uatae acogían este cambio de satisfacción, desde ATA mostraron grandes recelos ante la posibilidad de que se aproveche el cambio de sistema para aumentar las cotizaciones. El presidente de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, señaló su disposición a estudiar la propuesta de Escrivá, pero advirtió que no apoyarán una propuesta que eleve la cotizaciones indiscriminadamente. “Una propuesta que venga a subir la cotización a los autónomos no la vamos a apoyar”, advirtió Amor, pese a que no ha cerrado la puerta a estudiar la propuesta, ya que en varias ocasiones ha defendido que se debería hacer este cambio. “Que nos presente esa propuesta, la analizaremos y haremos nuestras alegaciones y contrapropuesta”.

Desde ATA defienden que la aplicación de un sistema de cotización proporcional a los ingresos no es factible en la actualidad desde el punto de vista "operativo y práctico”, ya que Hacienda solo dispone de los rendimientos netos de muchos autónomos 18 meses después del cierre del ejercicio fiscal, por lo que la cotización se establecería sobre unos rendimientos que no corresponderían e la mayoría de los casos con la actividad del año en el que se cotiza”. Por esta razón, ATA reclama que utilizar este nuevo sistema por tramos vinculado a los ingresos netos del autónomo “debería ser voluntario” o utilizarse como una de las posibilidades a disposición del colectivo.

Por su parte, el presidente de UPTA, Eduardo Abad, no comparte sus recelos y mostró su satisfacción por esta medida, largamente demandada por esta asociación e instó al ministro a llevarla a cabo. “Era una de las modificaciones pendientes de nuestro sistema, que en la actualidad es absolutamente injusto, porque beneficia a los autónomos con mayor capacidad económica y perjudica gravemente a los que menos ingresan. Hay autónomos que sobrecotizan por encima de sus rendimientos de trabajo y, por contra, hay otros que infracotizan". Abad cree que este sistema reportará mayor justicia a sus ingresos. "Debemos ser capaces de devolver la justicia contributiva a un sistema que se ha convertido en injusto y que necesitamos modificar”.

La secretaria general de Uatae, María José Landáburu, en línea con UPTA, ya ha manifestado en diferentes ocasiones su apoyo incondicional a este cambio y ha defendido que cotizar por ingresos reales “garantiza la progresividad a los cotizantes y mejora las prestaciones sociales”. Según ha manifestado Landáburu a Escrivá en sus repetidas reuniones, "esta legislatura debe terminar con la anomalía actual, en la que quien ingresa poco vive asfixiado por su cuota y quien ingresa mucho aporta muy lejos de sus posibilidades.

Según Escrivá, la Seguridad Social y la Agencia Tributaria llevan meses trabajando para dar una respuesta “relativamente inmediata” en el desarrollo de una estrategia por tramos para lograr de forma “gradual” la cotización por ingresos reales de los autónomos con un modelo “sostenible” en el tiempo. A este respecto, adelantó que la implementación de una estrategia por tramos conllevará que un porcentaje elevado de autónomos vea reducidas sus cotizaciones, mientras que otros tendrían que subirla, y ello de forma “muy gradual y acompasada”.

En el sistema actual, la cuota a pagar depende de la base de cotización que cada autónomo elija, con una cuota mínima mensual de 286,1 euros al mes para los autónomos personas físicas y de 367,8 euros mensuales para los autónomos societarios. En teoría, si se paga la cuota mínima, los ingresos teóricos deberían ser de 944,4 euros mensuales de media, en el primer caso, y poco más de 1.200 euros para los societarios. Casi el 86% de los 3,3 millones de trabajadores por cuenta propia cotiza por la base mínima. Pero esta situación no sería de todo real, lo que podría provocar que miles de autónomos estarían obligados a pagar más.