Bonos para viajes ilimitados o “vuelos a ninguna parte” para resucitar el tráfico aéreo

Las aerolíneas tratan de recuperar pasajeros con iniciativas poco ortodoxas

¿Se imagina subiendo a un avión para dar un paseo como el que hace cuando monta en uno de los trenes turísticos tan típicos en las ciudades costeras españolas? Pues eso es lo que llevan meses haciendo miles de ciudadanos asiáticos. El deseo frustrado de volar de unos y la necesidad de llenar los aviones para mantener a flote a su aerolínea de otros han confluido para alumbrar un nuevo tipo de viajes: los “vuelos a ninguna parte”. Otros, como si fueran autobuses de la EMT, han optado para llenar los aviones vendiendo bonos para vuelos ilimitados. Y, en ambos casos, las aerolíneas van camino de cumplir su objetivo.

El último éxito de estas heterodoxas nuevas formas de viajar es la inaudita velocidad con la que la aerolínea australiana Qantas ha logrado vender los billetes de un “viaje a ninguna parte”. En sólo diez minutos, la compañía agotó los pasajes para un vuelo panorámico que partirá el próximo 10 de octubre de Sydney y regresará el mismo día después de sobrevolar Uluru y la Gran Barrera de Coral. Y los billetes no eran precisamente baratos. Los pasajeros que se subirán al Boeing 787 fletado para la ocasión, que normalmente hace vuelos de largo radio; han pagado entre 575 y 2.765 dólares, dependiendo del asiento.

Pocos lugares a los que volar

Qantas ha definido claramente la situación que ha propiciado estos atípicos viajes. “Por explicarlo de forma sencilla, somos una aerolínea que no puede viajar a muchas partes”, explicó un portavoz a Reuters. Eso y la añoranza de muchos por volar han convertido en un “win-win” una fórmula que la aerolínea australiana ha prometido ya que va a repetir y que otras compañías asiáticas ya habían puesto en práctica.

La pionera de estos “vuelos a ninguna parte” fue la aerolínea taiwanesa EVA. El mes pasado, aprovechando un día especial del padre, fletó uno de los aparatos que tiene decoradas con las icónicas figuras de Hello Kitty para realizar el primer vuelo panorámico. La japonesa ANA empleó uno de sus gigantes del aire, un Airbus A380 que normalmente vuela a Honolulu, para realizar un vuelo de hora y media que ofrecía “una experiencia hawaiana a bordo”. Yendo un poco más allá, la taiwanesa Tigerair también realizó un vuelo alrededor de la isla coreana de Jeju que vendió en apenas cuatro minutos. El aliciente para tan fugaz venta era que el precio -236 dólares- incluye un bono para un viaje entre Taiwan y Corea que se puede usar cuando se levante las restricciones para volar introducidas por el coronavirus. En Brunéi, la aerolínea Royal Brunei ofrece billetes para sobrevolar bosques tropicales de este pequeño emirato en el Sudeste Asiático durante 85 minutos.

Los ecologistas ya han elevado la voz contra estas prácticas

Pero la oleada de “vuelos a ninguna parte” no está gustando a todo el mundo. Singapore Airlines también está pensando en operar vuelos a ninguna parte y las organizaciones ecologistas se han tirado a la yugular de la compañía. En un comunicado, la ONG SG Climate Rally expresó su solidaridad con los trabajadores de Singapur Airlines que están padeciendo los recortes por la COVID-19, pero expresaron su oposición a los "vuelos a ninguna parte”. “Primero, incentiva los vuelos que emiten mucho carbono sin justificación y, segundo, es solo un parche que distrae de las políticas y los cambios de prioridades necesarios para mitigar la crisis climática”, señaló la organización.

En lugar de vuelos turísticos, otras compañías como China Southern, la que mayor volumen de pasajeros transporte en este país, han optado por un modelo de bonos similar al empleado en el transporte urbano. Esta aerolínea permite a los compradores usar billetes para tantos vuelos como deseen para destinos en todo el país del 26 de agosto al 6 de enero por 529 dólares. Su rival China Eastern Airlines también ha lanzado una campaña similar, aunque solo permite los viajes de fin de semana o los de la promoción de Hainan Airlines válida para vuelos hacia o desde la provincia de Hainan.