Jorge Montes: «Los médicos terminan la carrera y no tienen trabajo. Es increíble que invirtamos en sanitarios y dejemos que se vayan»

Entrevista al director de la UNED Madrid Sur y y coautor de “El libro de Historia del Seguro de Enfermedad en España”

Jorge Montes, director de la UNED Madrid Sur, Tomás Gómez y Eva Matarín presentan, a través de su obra de investigación «El libro de Historia del Seguro de Enfermedad en España, un recorrido desde el origen del seguro de enfermedad hasta una actualidad plagada de los retos sanitarios que ha traído la pandemia.

¿Cuál es el origen del seguro de enfermedad?

El libro surgió con la idea de conocer cómo han ido evolucionando los seguros de enfermedad y es muy útil para concienciarnos de dónde venimos y a dónde podemos llegar. Tomás Gómez, que ya era doctor en Económicas, quería hacer el TFG de Derecho conmigo. Yo había encontrado que el seguro de enfermedad que se aplicó en el franquismo con Girón de Velasco era el mismo proyecto que el encargado por Largo Caballero en la Segunda República, aunque lo descafeinó, porque no poder aplicar la idea de una sanidad pública como la concebía Largo Caballero. De ahí salió la idea y coincidimos en que merecía la pena que se editara. Para darle más actualidad, participa Eva Matarín para hablar de la Covid, que es la última parte del libro. Este libro es muy oportuno, ya que lo que está ahora encima de la mesa es la sanidad pública. Una sanidad que se ha privatizado hasta tal punto que cuando ha llegado esta pandemia tan horrorosa hemos tenido que pagar el precio todos. El éxito del libro está en que lo puede leer cualquiera, no es para eruditos, son datos muy concretos y hemos sido muy honestos para que el lector llegue a sus propias conclusiones.

¿Y en cuanto al seguro de enfermedad privado?

En el siglo XIX nace el seguro pero dentro del ámbito de lo religioso, de los hospitales de beneficencia, por ejemplo con el hospital de maternidad de María Cristina, donde daban a luz las mujeres de clases menos favorecidas. Luego en la democracia llegamos a tener la mejor Seguridad Social, y sigo pensando que la tenemos, pero cuando quienes nos gobiernan no creen en lo público han ido privatizando.

¿Cuál es el papel seguro de enfermedad privado en el sistema de bienestar español?

Todas las compañías sanitarias privadas han vivido mucho tiempo de lo que es Muface, de los funcionarios. En España, todas esas clínicas están perfectamente montadas de aspecto. Si te rompes un pie está muy bien, pero para tratar un cáncer tienes que acudir a la sanidad pública. Con la Covid la sanidad pública ha dado una lección que la historia poco a poco recogerá. Además, se planteó que no fuera compatible estar como funcionario en una clínica pública y luego dirigiendo una privada. Esto ha provocado que muchos abandonen la sanidad pública y así han ganado médicos de prestigio para atraer clientes. Al final a todos el dinero nos tienta, aunque a algunos todavía les queda una mínima conciencia social.

¿Qué utilidad han tenido los seguros de enfermedad durante la pandemia?

La utilidad que ha tenido la sanidad privada durante la pandemia es acceder antes a los PCR, por un coste de 150 euros, sin embargo no había PCR para la pública en el mes de abril. Ahí es cuando se acusó al Gobierno de nacionalizar los laboratorios. Ni mucho menos. Evidentemente esas pruebas debían ir primero a los sanitarios, fuerzas de seguridad y demás, pero si no tenían los 150 euros que llegaban a cobrar y siguen cobrando no te lo podías hacer. Durante la pandemia todo se ha convertido en un negocio. También hubo un momento en el que no había guantes de nitrilo, mientras que los almacenes estaban llenos para luego venderlos más caros.

Los seguros privados de enfermedad no protegen contra los efectos de la Covid-19 y dependiendo del seguro que compres cubrirá o no, por ejemplo, un tratamiento de quimioterapia específica. Sus coberturas más comunes son el traslado de en ambulancia, determinados tratamientos que se especifiquen en la póliza del seguro, poder elegir una determinada clínica, etc. Este tipo de seguros suelen ir unidos a un seguros de decesos y también a seguros de accidentes. Es el modelo estadounidense que es muy gravoso para aquel que no tiene medios y que, tanto si los tiene, en esas situaciones acaba recurriendo a la Seguridad Social. Ahí no te preguntan si tienes dinero o no, ni cuál es tu origen. Además, hay que leerse la letra pequeña siempre. Hay una falta de transparencia y una opacidad absoluta en estas compañías.

¿Los problemas de financiación del sistema sanitario público han podido impulsar estos productos privados?

Absolutamente. Los médicos acababan la carrera y no encontraban trabajo, por lo que se han tenido que ir a una clínica privada donde les pagan más. Es increíble que invirtamos en médicos, ATS, celadores, enfermeros y que luego dejemos que se vayan. En Inglaterra hay muchos sanitarios españoles porque aquí no han encontrado salida y ahora no tenemos ese capital. Los recortes en sanidad pública han llevado a una situación muy precaria. Si en un centro de salud se están jubilando sanitarios y no los repones, llega un momento en el que un médico tiene que atender hasta 100 pacientes al día como está ocurriendo ahora. Además, en muchos casos se está restringiendo la compra de material. Ahora mismo los centros de atención primaria está bajo mínimos y no se están haciendo las contrataciones necesarias. Si recortamos en sanidad, educación y no valoramos a nuestros mayores en las residencias, ¿a dónde vamos?

¿Dónde reside el problema?

Las comunidades autónomas han salido muy caras a este país al duplicar instituciones. La sanidad pública se transfirió a las comunidades autónomas, pero su gestión depende de quién gobierne. La diferencia está en las políticas sociales, porque la parte económica nos viene impuesta por Europa y el mundo globalizado. Hemos mejorado y avanzado muchísimo, pero salvo raras excepciones, la defensa de lo público ha sido nula, venga del gobierno del que venga.