Unicaja y Liberbank negocian su fusión para crear el quinto grupo bancario español

De llegar a buen puerto las conversaciones, culminarían el proceso que no pudieron rematar en 2019. Entonces, y tras más de cinco meses de conversaciones, las negociaciones se rompieron al no alcanzar un acuerdo sobre el reparto accionarial

La fusión entre CaixaBank y Bankia ha abierto la veda al proceso de concentración en el sector bancario español para hacer frente a la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus. Los próximos bancos que podrían unir sus destinos son Unicaja Banco y Liberbank. En un hecho relevante enviado a la Comisión Nacional de Mercados y Valores (CNMV), la entidad andaluza ha admitido que mantiene “contactos preliminares” con Liberbank para una eventual fusión de ambos bancos.

Unicaja asegura que de forma regular analiza “potenciales oportunidades de inversión u operaciones corporativas que pudieran resultar de interés para todos sus accionistas". Y que, en el marco de estas actuaciones, se enmarcan los contactos con Liberbank, que cuentan con el conocimiento del consejo de administración.

Reparto accionarial

La entidad andaluza ha explicado que las conversaciones no cuentan hasta el momento con el apoyo de asesores externos y que, por el momento, no han adoptado una decisión al respecto. De llegar a buen puerto las conversaciones, Unicaja y Liberbank culminarían el proceso que no pudieron rematar en 2019. Entonces, y tras más de cinco meses de conversaciones, las negociaciones para su integración se rompieron al no alcanzar un acuerdo sobre el reparto accionarial en la nueva entidad. Este reparto, que en un primer momento pudo llegar a ser del 60-40 a favor de Unicaja Banco, podría reducirse ahora hasta el 57,5 %-42,5 %, según fuentes del sector consultadas por Efe.

Los dos grupos formados por antiguas cajas de ahorros crearían la quinta entidad por activos del mercado español, en torno a 100.000 millones de euros, por detrás de Sabadell, aunque habrá que esperar a que se sienten a negociar y contraten asesores, algo que aún no han hecho. Aunque haya quien pueda pensar que en esta ocasión lo avanzado de las negociaciones anteriores les ahorrará tiempo, lo cierto es que las cifras que se manejaron entonces no serán las mismas tras el tsunami que ha causado la pandemia del coronavirus en el sector