Las pensiones subirán un 0,9% el próximo año

El Gobierno ha incluido esta cifra en el Plan Presupuestario que enviará a Bruselas

Las pensiones públicas se revalorizarán en 2021 según el deflactor del PIB previsto para ese año, lo que implica que las prestaciones se incrementarán un 0,9%, mientras que no se ha desvelado si finalmente se congelará el salario de los funcionarios o tendrá el mismo incremento. Así lo ha consignado el Gobierno en el Plan Presupuestario que presentará en Bruselas mañana en Bruselas. El coste de esta revalorización estará en torno a los 1.400 millones de euros.

El Gobierno apurará hasta el último momento la fecha límite impuesta por la Comisión Europea -fechada en el 15 de octubre- y remitirá mañana el plan presupuestario y el nuevo cuadro macroeconómico del próximo año, que incluyen las tasas de referencia de déficit y el techo de gasto -el límite de gasto no financiero- de los próximos presupuestos, en los que el Ejecutivo ya cuenta con los 27.000 millones adelantados de los fondos europeos. Y lo hará sin el paso previo del Consejo de Ministros -por la premura de los tiempos- pero con las líneas principales de los Presupuestos Generales prácticamente cerradas con su socio de Gobierno. La previsión es que la semana que viene el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haga su presentación oficial antes de pasar a discusión con los grupos parlamentarios.

Pero antes había que comunicarlo a la instancias europeas y cumplir con una segunda obligación: presentar las directrices básicas del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que contempla una inversión de 72.000 millones de euros entre 2021 y 2023, para que Bruselas empiece a desbloquear las ayudas que deben sustentar dicho Plan hasta 2026, cuyos principales ejes de actuación son la transición ecológica y digital, la cohesión social y territorial y la igualdad de género.

El Plan Presupuestario de 2021 marcará como objetivos el apoyo al crecimiento y el empleo, el refuerzo de los servicios públicos y la canalización de los fondos europeos para propiciar la recuperación tras la crisis del Covid, y se sustentará en un límite de gasto no financiero, conocido como ‘techo de gasto’, de 196.097 millones de euros, un 53,7% superior al aprobado en febrero y que incluye transferencias extraordinarias a las CCAA (13.486 millones) y Seguridad Social (18.396 millones) y parte de los fondos europeos (27.436 millones). Además, incluirá el nuevo cuadro macroeconómico del Gobierno, que prevé una caída del PIB del 11,2% este año, con una tasa de paro del 17,1%, y contempla un crecimiento del 7,2% en 2021, que podría alcanzar el 9,8% teniendo en cuenta los fondos europeos, junto a un desempleo del 16,9%.