Ryanair vuelve a recortar su programación de invierno hasta el 40% y anuncia más despidos

La aerolínea considera “inevitable” reducir empleos de tripulantes de cabina en pequeñas bases

Ryanair se prepara para un duro y frío invierno operacional. La aerolínea líder del sector “low cost” en Europa ha anunciado hoy un nuevo recorte en su programación, el cierre de más bases durante la temporada y más despidos de tripulantes de cabina debido al desplome del tráfico aéreo por la incidencia del coronavirus, según ha explicado en un comunicado.

Considerando la importante caída de las reservas de los meses de noviembre y diciembre y el plan de Ryanair de operar con una ocupación del 70%, que le permite operar lo más cerca posible del punto de equilibrio minimizando su flujo de caja negativo; la aerolínea ha reducido aún más su operativa de invierno (noviembre-marzo), disminuyendo su capacidad del 60% al 40% en comparación con el año anterior. Ryanair espera mantener hasta el 65% de su red de rutas de invierno, pero con frecuencias reducidas. Por ello, la aerolínea ha anunciado importantes recortes en las bases de Bélgica, Alemania, España, Portugal y Viena, además del cierre durante la temporada de invierno de las bases de Cork, Shannon y Toulouse. Se trata del tercer recorte de capacidad anunciado por Ryanair tras los ya comunicados en agosto y octubre.

Planes para sus plantillas

Estos recortes van a afectar a su plantilla, que según ha avanzado su consejero delegado, Michel O’Leary, sufrirá nuevos recortes. El directivo ha explicado que “es inevitable, dada la escala de estos recortes, que este invierno implementemos más políticas de vacaciones no remuneradas y jornadas compartidas en aquellas bases en las que hemos acordado una reducción en la jornada laboral y la remuneración, una medida que creemos será mejor a corto plazo en lugar de pérdidas masivas de empleos”. Lamentablemente, ha añadido, “habrá más despidos en esas pequeñas bases de tripulación de cabina, donde todavía no hemos alcanzado un acuerdo sobre el tiempo de trabajo y los recortes salariales, que es la única alternativa”.

Con esta reducción de la capacidad de invierno y una ocupación de aproximadamente el 70%, Ryanair espera que el tráfico de todo el año fiscal se reduzca a unos 38 millones de pasajeros. Sin embargo, según ha advertido, esta previsión podría ser modificada a la baja “si algunos gobiernos de la UE continúan gestionando mal los servicios aéreos e imponen más restricciones”. Ryanair ha solicitado a todos los gobiernos de la Unión Europea que adopten de inmediato y, en su totalidad, el sistema de semáforos de la Comisión Europea, que permite la viabilidad de los vuelos seguros entre los Estados de la UE a nivel regional (sin restricciones de viaje perjudiciales) para los países y regiones de Europa que puedan demostrar que sus tasas de casos de Covid son inferiores a 50 por cada 100.000 habitantes.