Hostelería, comercio, transportes, actividades artísticas y de ocio tiran al desagüe 88.000 millones

Funcas cree que el Gobierno solo gastará 14.000 millones de los 27.000 millones que España recibirá este año de los fondos europeos

El presidente de los hosteleros de La Rioja, Francisco Martínez Bergés, atiende a la Prensa en medio de la manifestación contra el cierre de la hostelería
El presidente de los hosteleros de La Rioja, Francisco Martínez Bergés, atiende a la Prensa en medio de la manifestación contra el cierre de la hosteleríaRAQUEL MANZANARESEFE

La recesión que azota al país por la pandemia del coronavirus arrasará con el comercio, el transporte, la hostelería y la cultura. De hecho, ya han tirado por el desagüe 88.000 millones. Según los cálculos realizados por Funcas, que ayer presentó sus previsiones macroeconómicas actualizadas para 2021-2022, de los más de 125.000 millones que perdió la economía española el año pasado, el 70% fue por el cierre de actividad de este grupo. «En 2020, el valor añadido bruto de las ramas más castigadas (comercio, transporte y hostelería, junto a actividades artísticas y recreativas) cayó el 24%, lo que supone que el 70% del PIB perdido en el año procedió de ese grupo», según consta en su informe. De ahí que las previsiones actualizadas por Funcas estén muy sujetas a la evolución del turismo. Esta institución vaticina un retraso en el despegue de la economía hasta el segundo semestre de 2021.

PIB
PIBT. Nieto

Por eso ha rebajado un punto porcentual su anterior estimación de crecimiento del PIB hasta el 5,7% este año, lo que supone 4,1 puntos porcentuales menos que los pronósticos realizados por el Ejecutivo. Funcas ha revisado también, pero en este caso al alza, su previsión de crecimiento para 2022 hasta el 6,3% del PIB, una décima más que su pronóstico anterior. A la hora de calcular el crecimiento de 2021, ha tenido en cuenta los fondos europeos. A su juicio, de los 27.000 millones de anticipo que recibirá España este año sólo se gastarán 14.000 millones, lo que tendrá un impacto directo en el PIB del 0,7% y del 0,3% indirecto.

A su juicio, en el primer trimestre de 2021 España permanecerá estancada, con una caída del PIB de una décima, en el segundo registrará una leve alza de nueve décimas y no será hasta el tercero cuando comience a crecer a tasas superiores del 2%. En este sentido, achaca su visión más pesimista sobre la economía al débil comienzo de año y al deterioro de las perspectivas de los principales países europeos, así como a las restricciones a la actividad, al lento avance de la campaña de vacunación y a la contracción de los principales mercados de exportación.