El FMI quiere que los más ricos paguen la pandemia

Pide a los Gobiernos un impuesto temporal sobre las fortunas

La canciller alemana, Angela Merkel,
La canciller alemana, Angela Merkel,POOL

El Fondo Monetario Internacional (FMI) presentó ayer su receta para salir cuanto antes de la crisis: la aceleración en el acceso global a las vacunas y la necesidad de regular un «impuesto covid» temporal solidario a las rentas más altas que deben aprobar los Gobiernos de cada país para movilizar los ingresos fiscales necesarios para abordar el mayor gasto público desde la II Guerra Mundial. «Los responsables de formular las políticas podrían considerar una contribución temporal de recuperación de la Covid-19, que grave los ingresos más altos y la riqueza», señaló su directora, Kristalina Georgieva, en su informe monitor fiscal. El FMI recordó que este tipo de suplementos temporales del impuesto sobre la renta de las personas físicas, a menudo restringidos a los tramos de ingresos más altos, se introdujeron anteriormente durante circunstancias excepcionales como en Alemania a causa de la reunificación del país, así como en Australia (2011) o Japón (2013).

A su juicio, un impuesto sobre el exceso de beneficios de las empresas, aquellos que superan el mínimo requerido por los inversores, puede ayudar a garantizar una contribución de las empresas que hayan prosperado durante la crisis, como algunas farmacéuticas o compañías altamente digitalizadas, sin afectar a otras con ganancias mínimas o en pérdidas.

El subdirector del Departamento de Asuntos Fiscales del FMI, Paulo Mauro, defendió que en las economías avanzadas existe la oportunidad de revertir la erosión fiscal provocada por la pandemia mediante la introducción de medidas en el impuesto de Sociedades o sobre otros impuestos como el de la Renta, los impuestos sobre el Patrimonio o Sucesiones, así como cerrando lagunas fiscales. En el caso de las economías emergentes y de bajos ingresos, señaló que la prioridad debe ser mejorar la administración fiscal y recaudar más impuestos al consumo.

Por su parte, Vitor Gaspar, director del Departamento de Asuntos Fiscales del Fondo, advirtió de que «las desigualdades preexistentes han amplificado el impacto adverso de la pandemia y, a la vez, la Covid-19 ha agravado las desigualdades», lo que supone «un círculo vicioso de desigualdad que podría dar lugar a un quiebre social y político». Para solventar esta situación dio su respaldo a la «tasa covid» como «un elemento fundamental para asegurar que los gobiernos tienen los recursos necesarios para las prioridades de gasto que tienen que encarar». Estos ingresos fiscales adicionales cubrirían el gasto sanitario, en educación y en redes sociales de protección.