Los precios del alquiler caen a plomo en Madrid y Barcelona en plena ofensiva de Podemos para su control

Se hunden más de un 10% hasta mazo, según las webs inmobiliarias

Vivienda en alquiler en Madrid
Vivienda en alquiler en MadridLuis DíazLa Razón

Si hay leyes que son cuestión de oportunidad política, la de Vivienda, en lo que atañe a la intervención de los alquileres, no puede ser más inoportuna. Legislar para corregir algo que se está enderezando por sí solo no parece de lo más oportuno. Y eso es lo que está ocurriendo con el mercado del alquiler. Empeñado como sigue Podemos en limitar los precios a pesar de que su socio en el Gobierno, el PSOE; transite por la senda de los incentivos fiscales para estimular la oferta y controlar los precios, el mercado se está empeñando en demostrarle a la formación morada que justo ahora no ha necesidad de topar las rentas porque están bajando solas.

El último en poner de manifiesto esta realidad ha sido Fotocasa. Según los datos de este portal inmobiliario, en el primer trimestre del año las rentas cayeron de media un 3,5% con respecto al mismo periodo de 2020 y un 1,9% sobre el trimestre anterior. En el caso de las ciudades de Madrid y Barcelona, objetivo prioritario de las limitaciones de precio que se quieren imponer los de Pablo Iglesias, la caída es aún más abrupta si cabe. En la capital el desplome es del 10,6%, mientras que en Barcelona alcanza el 15,4%.

Otra web especializada, Pisos.com, calcula descensos todavía más acusados, del 14,9% en el caso de Madrid y del 16,9% en el de Barcelona. En cómputos globales, Pisos.com ha constatado una caída interanual del 2,2% en el precio del alquiler en el primer trimestre del año.

El otro gran portal inmobiliario, idealista, reduce un tanto las caídas, pero también las sitúa en dobles dígitos en ambos casos, en el 14,3% en el caso de Barcelona y en el 10,7% en el de Madrid comparando el mes de marzo de 2021 con el de 2020.

Motivos

Aunque los porcentajes difieran algo, en lo que todas las web coinciden es en el diagnóstico sobre los motivos que han llevado a esta rebaja de los precios: el aumento de la oferta. La pandemia, según Fotocasa, ha provocado que muchas viviendas destinadas antes al alquiler vacacional se hayan incorporado al alquiler convencional. Durante la pandemia, según, idealista, «no se podían cerrar operaciones pero el número de viviendas que se ponía en alquiler no dejaba de crecer. Durante este periodo, la oferta se ha llegado a duplicar en algunas capitales». Y esto, una vez abierto el mercado, ha provocado que aunque la demanda se mantiene bastante fuerte, «no es capaz de absorber todas las viviendas disponibles y los propietarios que quieren alquilar se ven obligados a bajar el precio». Desde Fotocasa, no obstante, su portavoz María Matos también asegura que la demanda también se ha visto afectada por la falta de estudiantes presenciales.

Estimular la oferta

Visto lo visto, a pocos en el sector les cabe duda, como vienen insistiendo desde hace meses, de que la vía para lograr unos precios más racionales no pasa por la intervención del mercado sino por estimular la oferta. Fórmulas para ello las hay de diverso tipo, como cree idealista: ya sea dando mayor cobertura jurídica a los propietarios para que se animen a poner sus casas en alquiler, como colaborando con los ayuntamientos para que cedan suelo dotacional para la construcción de viviendas destinadas al alquiler social en colaboración con la empresa privada, ofreciendo ayudas a la rehabilitación o permitiendo la desgravación fiscal para el inquilino.

El ala socialista del Gobierno es partidario de esta vía y por eso apuesta por los estímulos fiscales en lugar de la intervención de precios. En su agenda figura también que el parque de vivienda para alquiler social alcance en los próximos años las 100.000 unidades, para lo que quiere contar con parte de los fondos de ayuda a la recuperación que llegarán desde la Unión Europea.