Los ERTE tras el estado de alarma: ¿hasta cuándo se alargarán?, ¿se puede pasar de un ERTE a un ERE?

El Gobierno planteó a sindicatos y empresarios volver a prorrogarlos hasta el 30 de septiembre con unas condiciones similares a las actuales, aunque aún se desconocen los criterios definitivos

Imagen de archivo de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, recibiendo en la sede del ministerio a Gabriel Rufián, portavoz de Esquerra Republicana de Cataluña.
Imagen de archivo de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, recibiendo en la sede del ministerio a Gabriel Rufián, portavoz de Esquerra Republicana de Cataluña.Cristina BejaranoLa Razón

Tras el fin del estado de alarma este pasado 9 de mayo, la próxima fecha que miles de españoles tienen en mente es el 31 de mayo, día en el que finaliza la prórroga de los ERTE por causas de fuerza mayor relacionadas con la pandemia. La semana pasada, el Gobierno planteó a sindicatos y empresarios volver a prorrogar los ERTE hasta el 30 de septiembre, llegado ese momento se volvería a evaluar si es necesario mantenerlos. La idea que tiene del Ministerio de Trabajo, liderado por Yolanda Díaz, es que esta nueva prórroga mantenga unas condiciones similares a las actuales. Las 638.283 personas que aún seguían en ERTE a 29 de abril de 2021 y que están a la espera de volver a reincorporarse o continuar en esta situación, tienen una gran duda en común: ¿mi empresa me puede pasar de un ERTE a un ERE? Sergio Herrero, abogado de Legálitas resuelve esta cuestión.

Nueva prórroga hasta el 30 de septiembre: aspectos a tratar

Tras una primera reunión de toma de contacto, las negociaciones con los agentes sociales para volver a prorrogar los ERTE hasta el 30 de septiembre están en marcha. Las cuestiones que estarán sobre la mesa serán posibles modificaciones sobre los sectores económicos que pueden acogerse a esta nueva prórroga, así como los porcentajes de las exoneraciones de las cuotas a la Seguridad Social y la cuantía de bonificaciones que favorezcan la vuelta de los trabajadores a sus puestos.

¿Mi trabajo está en peligro?, ¿puedo pasar de ERTE a ERE?

El Real Decreto-ley 2/2021, de 26 de enero, de refuerzo y consolidación de medidas sociales en defensa del empleo prorrogó los ERTE hasta el 31 de mayo. Las condiciones de este decreto sobre despidos se pueden tomar como referencia para la próxima prórroga, aunque habrá que esperar al acuerdo final. Por el momento, esta última norma mantiene la medida de mantenimiento del empleo durante 6 meses tras la reincorporación del trabajador del Real Decreto Ley 8/2020, recuerda Sergio Herrero. Además, si habían adquirido un compromiso anterior, estos meses se irán acumulando. Por ejemplo, “empresas que hayan mantenido en ERTE a trabajadores desde marzo de 2020 de hasta mayo de 2021, pueden tener hasta 18 meses de compromiso de mantenimiento del empleo”, explica el abogado de Legálitas. “Las empresas que no lo cumplan se arriesgan a tener que devolver las exoneraciones de las cuotas que hayan disfrutado”, advierte.

Por otro lado, la actual normativa establece que “las causas de fuerza mayor y las causas objetivas (económicas, técnicas, organizativas o de producción) que han servido para mantener a los trabajadores en ERTE no son causas justificadas para despedir a los trabajadores”, tal y como ya recogía el Real Decreto 9/2020, señala Sergio Herrero. En caso de acreditar esas causas, el despido sería calificado como improcedente, aunque los tribunales tienen la última palabra. “Con esa misma cláusula, algunos tribunales han declarado los despidos como procedentes, improcedentes o nulos”, advierte el experto. En la interpretación está el problema. Por el momento, las sentencias son de juzgado de primera instancia, por lo que no hay una jurisprudencia unificada, y cada caso es distinto, aclara Herrero.

También existe una gran excepción. No habrá un incumplimiento de este compromiso si “la empresa está en serio riesgo de entrar en concurso de acreedores”, recuerda Herrero. De esta manera, sí hay supuestos en los que un ERTE se puede tornar en ERE y llevar a cabo despidos. Ahora solo queda esperar para comprobar si las condiciones del nuevo acuerdo de prórroga son las mismas o se introducen cambios.