Gobierno y sindicatos ven un acuerdo en los ERTE el lunes y la patronal lo enfría

Tras el rechazo de la última propuesta, negociarán durante el fin de semana. Los empresarios advierten que lo que ofrecen no es una prórroga porque “rebaja las exoneraciones y recorta los sectores protegidos”

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz
La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda DíazA. Pérez Meca Europa Press

El acuerdo para la prórroga de los ERTE sigue en vía muerta. Patronal y sindicatos han rechazado la última propuesta del Gobierno, que contempla menores exoneraciones para los trabajadores protegidos y una recorte de los sectores ultraprotegidos -245.574 trabajadores hay en algunos de estos expedientes ultraprotegidos-, entre los que el sector transporte por carretera quedaría sin cobertura. Gobierno y agentes sociales continuarán negociando este fin de semana con un nuevo texto que los ministerios de Trabajo y de Seguridad Social se han comprometido a remitir mañana mismo. Para tratar esa nueva propuesta volverán a reunirse el lunes para tratar de cerrar una prórroga que vence el próximo 31 de mayo.

Pero las posiciones de los agentes sociales tienen distintos puntos de alejamiento. Mientras UGT y CC OO consideran que el Gobierno está cerca de una posición que puedan aceptar, la patronal muestra que el acuerdo, al menos por su parte, está muy lejos. Fuentes empresariales han manifestado a LA RAZÓN que la propuesta del Gobierno “no supone una prórroga porque quiere modificar las condiciones del esquema actual” rebajando las exoneraciones de los trabajadores que se mantienen en ERTE y recortando los sectores protegidos. En el esquema actual, las empresas de sectores especialmente perjudicados por la pandemia, así como aquellas de su cadena de valor o cuya facturación dependa de las primeras, cuentan con exoneraciones que oscilan entre el 85% y el 75% en función del tamaño de la empresa.

La vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, destacó que su organización mostró su preocupación por la situación de los trabajadores fijos discontinuos, cuestión sobre la que añadió que el Gobierno trasladará un texto en los próximos días. “Los ERTE son un instrumento que ha evitado la destrucción de empleo y ha sido una herramienta eficaz para proteger el empleo”, defendió con laxitud de cara a un acuerdo. Por su parte, fuentes de CC OO han indicado que el Gobierno tiene previsto remitir a las partes un nuevo texto y que se mantendrán “contactos” este fin de semana, con vistas a un posible encuentro el próximo lunes, algo que ya han enfriado en la patronal. “Nuestra posición está muy lejos de un acuerdo inmediato”, advierten.

Desde el Ministerio de Trabajo han recordado en declaraciones a Efe que la parte del acuerdo que afecta a sus asuntos “está cerrada”, aunque el único punto de consenso conocido, por el momento, es la intención de prorrogar los ERTE hasta el 30 de septiembre. Las posturas parecen enrocadas en las exoneraciones en las cotizaciones sociales de los trabajadores de las empresas en ERTE, ya que mientras que la Seguridad Social quiere incentivar la activación con mayores descuentos a los trabajadores que se activen, patronal y sindicatos piden que se mantenga el esquema actual.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, coincide con los sindicatos -y también con la patronal- y ha asegurado ya en varias ocasiones que es necesario prorrogar los ERTE “tal y como están”. “Lo que funciona bien no tiene sentido que lo cambiemos”. Por el contrario, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha defendido la necesidad de incentivar la incorporación a la actividad de los trabajadores en ERTE, postura en la que ha coincidido con la vicepresidenta económica, Nadia Calviño.