Solo el 15% de las empresas creará empleo pese a los más de 600.000 destruidos

Las pymes piden ayudas directas y bajadas de impuestos para evitar su quiebra después de que el 52% de ellas haya reducido la facturación

Una tienda de recuerdos en el centro de Madrid
Una tienda de recuerdos en el centro de MadridCristina BejaranoLa Razón

Apenas un 15% de las pequeñas y medianas empresas prevé crear empleo a lo largo de este año pese a la “robusta” recuperación que vaticina el Gobierno. Y eso a pesar de que el tres de cada cuatro empresas perdió o a duras penas logró mantener su empleo (un 12,3% logró crearlo), según se desprende del informe Impacto Económico de la Covid-19 sobre la pyme en España, elaborado por el Consejo General de Economistas y Faedpyme con la colaboración de la Cámara de Comercio de España, y que recoge información de cerca de 1.000 empresas de toda España. El análisis subraya que el 74,9% de las pymes tratará de mantener sus puestos de trabajo, pero también que un 9,6% se prepara para reducir plantilla, especialmente en el sector servicios.

Para el presidente del CGE, Valentín Pich, “si bien el informe refleja una cierta mejora de las expectativas de empleo de las pymes para este año, no hay que olvidar que en 2020 se destruyeron más de 600.000 empleos –sin contabilizar los 700.000 trabajadores que aún se encuentran en ERTE–, por lo que el dato de que solo un 15% de los encuestados prevea crear empleo en 2021 resulta bastante desalentador si tenemos en cuenta la caída experimentada el año pasado”.

Con respecto a los ERTE, el 43,7% de las empresas de la muestra se han acogido a un ERTE/ERE. Si bien un 25,2% de las pymes redujeron su empleo en 2020 con relación al 2019, en el caso de las empresas acogidas a un ERTE o ERE el empleo disminuyó un 33,3%. A ello hay que sumarle que el 52,6% de las pymes señala haber reducido sus ventas en 2020. Según Pich, a la vista de estos porcentajes, parece necesario “que las empresas en ERTE sigan contando con un apoyo adicional durante un tiempo –en forma de ayudas directas y mediante la disminución de impuestos y tasas– para evitar su destrucción”.

Las empresas que tuvieron un peor comportamiento laboral fueron las microempresas y pequeñas empresas con un saldo de evolución negativo (-17,2 y -14,8 puntos porcentuales, respectivamente). En el caso de las empresas medianas este saldo fue positivo (10,5).

Asimismo, las empresas acogidas a un ERTE/ERE experimentaron una evolución más desfavorable. El 33,3% de ellas redujo su empleo en 2020. Por sectores las empresas de servicios registraron un saldo de evolución negativo, de -16,5 puntos porcentuales.

Las empresas que tienen unas expectativas más favorables son: las empresas medianas (el 28,7% tienen expectativas de crear empleo), las empresas no acogidas a un ERTE/ERE, las empresas maduras, y las empresas de los sectores de construcción y comercio.

El presidente de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet, ha asegurado que “España necesita afrontar, en el corto y medio plazo, una profunda transformación que permita recuperar y consolidar la senda de crecimiento durante la próxima década. Dada su relevancia en el tejido productivo, las pequeñas y medianas empresas emergen como el eje fundamental para alcanzar un modelo de crecimiento más sólido, sostenible e inclusivo. Parece claro que no habrá reconstrucción ni transformación del modelo económico sin poner el foco en las pymes.

En la presentación del informe han participado también Salvador Marín, presidente EFAA for SMEs, director Cátedra EC-CGE y coordinador del “Informe pyme 2021”; Domingo García, coordinador del “Informe pyme 2021” y director general de Faedpyme; y Raúl Mínguez, director del Servicio de Estudios de la Cámara Comercio de España.