Motor

Los fallos del plan Moves hacen caer el mercado de eléctricos

La venta de eléctricos puros se hunde un 33% con más de la mitad de las ayudas paralizadas

Un coche eléctrico del fabricante británico Jaguar
Un coche eléctrico del fabricante británico Jaguar FOTO: IAN LANGSDON EFE

El mal funcionamiento de la tercera edición del plan Moves, que todavía tiene paralizados más del 52% de los fondos destinados a incentivar la compra de vehículos eléctricos, es el principal culpable, en opinión de los fabricantes y comercializadores de estos automóviles, de que el mercado no crezca y no se vayan a cumplir los objetivos de descarbonización exigidos por la Unión Europea. El pasado mes de agosto fue otro ejemplo de que las ayudas no están llegando a los compradores, por lo que el mercado de la movilidad eléctrica cayó un 32,9%.

Una de las razones de esta bajada de ventas es que los ciclomotores eléctricos han sido excluidos de las ayudas, con lo cual sus bajas cifras de comercialización lastran el conjunto del mercado al desplomarse un 82%, a pesar de que los turismos totalmente eléctricos apuntan una leve subida, pero de solo el 9%, mucho menos que las estimaciones inicialmente previstas. Si bien es cierto que la mitad de las ventas totales de vehículos eléctricos de todo tipo corresponde al canal particular, es decir, a los clientes privados que puede acceder a las ayudas con carácter retroactivo desde abril, las trabas de todo tipo que presenta el Moves hace que el sistema no funcione. Uno de los principales inconvenientes es el retraso de varias comunidades autónomas a la hora de activar los fondos de la tercera edición del Plan Moves.

El conjunto de las matriculaciones de vehículos eléctricos puros de todo tipo (turismos, dos ruedas, comerciales e industriales) siguieron la tendencia a la baja de julio y cayeron un 32,9% frente al mismo mes del año pasado, con 2.323 unidades vendidas, según datos del sector. Aunque el acumulado de los ocho primeros meses llega hasta las 21.941 unidades matriculadas, lo que supone un 6,7% más frente al mismo periodo del año precedente.

Por tipo de vehículos, las matriculaciones de turismos 100% eléctricos cerraron el mes pasado con un ligero ascenso del 9% respecto a agosto de 2020, con un total de 1.309 unidades, lo que significa un 2,5% de las matriculaciones totales. En lo que va de año el crecimiento ha sido del 54%, alcanzando las 12.129 unidades, pero se ha frenado la progresión en los últimos meses. Por su parte, el mercado de las dos ruedas es el que más sufrió durante el pasado mes. Al quedarse fuera de las ayudas del plan Moves, la caída más acusada la registraron los ciclomotores eléctricos, con un descenso de nada menos que el 82% durante el pasado mes, hasta situarse en las 324 unidades, acumulando un descenso del 47% en lo que va de año, con 3.333 unidades.

En su caso, las matriculaciones de motocicletas cero emisiones, que vienen impulsando la movilidad eléctrica a través de las iniciativas de vehículo compartido, subieron un 71,5% en agosto, con un total de 475 unidades; si bien en lo que va de año, registran una caída del 24%, con 4.073 unidades. Las furgonetas eléctricas, cada vez más presentes en el reparto de última milla, acumulan un crecimiento del 101,8%, hasta alcanzar las 1.760 unidades matriculadas. No obstante, el retraso en la puesta en marcha de las ayudas para empresas ha contribuido a que durante el pasado mes cayeran un 7%, hasta situarse en las 146 unidades.

Hay que tener en cuenta que casi la mitad de las ventas que se han producido corresponden a clientes privados ya que el plan Moves, permite a los particulares beneficiarse de los incentivos a la compra con carácter retroactivo desde el pasado 10 de abril. Por ello, se notó en agosto un impulso de las ventas de vehículos eléctricos puros en este canal, con una subida del 17% hasta llegar a las 1.136 unidades. Es decir, el 49% del total. Si nos fijamos solo en los turismos eléctricos, los conductores privados compraron 683 unidades, un 28% más que el mismo mes del año pasado.

Pero en el aspecto negativos vemos que las empresas, que deben esperar a que las autonomías activen los planes para poder acceder a los fondos, han crecido a un ritmo menor. En este sentido, aunque tenían de plazo hasta el 15 de julio, Melilla, Extremadura, Cantabria, La Rioja y Cataluña todavía no han abierto la convocatoria. Además, entre las que sí han publicado las condiciones, hay algunas que no permiten todavía la solicitud de la ayuda, provocando que, de los 400 millones de euros de dotación un 52% del total esté todavía paralizado.