Guías

Todas las claves de la subida de las cotizaciones: cuánto bajará mi sueldo, cuándo se empieza a aplicar y por qué se adopta esta medida

Escrivá y los sindicatos pactan un alza del 0,6% en las cotizaciones sin contar con la patronal para hacer frente al gasto en pensiones que ocasionará la generación del “baby boom”. Así disminuirá su salario según la base de cotización

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, comparece en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros celebrado en Moncloa, el 11 de noviembre de 2021
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, comparece en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros celebrado en Moncloa, el 11 de noviembre de 2021 FOTO: EUROPA PRESS/A.Ortega.POOL

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, acordó ayer con los sindicatos el nuevo Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) que deberá sustituir en 2023 al derogado Factor de Sostenibilidad. El pacto para la implantación del MEI, que incluye una subida de las cotizaciones del 0,6% entre 2023 y 2032 cuyo peso afrontarán en 0,5 puntos las empresas y en 0,1 puntos los trabajadores, no contó con el apoyo de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). La nueva fórmula que saldrá adelante con el único respaldo de los sindicatos tiene como objetivo afrontar el gasto y garantizar el pago de pensiones a los ‘baby boomers’, los nacidos entre 1958 y 1977. En concreto, en este periodo nacieron casi 14 millones de personas, 2,5 más que en los veinte años anteriores y 4,5 millones más que en los veinte años siguientes. Con el retiro de estos trabajadores, se espera que el sistema alcance los 15 millones de pensionistas en 2048, momento a partir del cual, la presión comenzaría a bajar.

El pacto alcanzado entre Gobierno y sindicatos detalla qué porcentaje de la subida asumirán cada una de las partes: 0,5 puntos las empresas y 0,1 puntos los trabajadores. Estos porcentajes hay que trasladarlos ahora al sueldo de cada trabajador para saber cuánto bajarán los salarios, a partir de cuándo entra en funcionamiento y cuándo se elimina la subida, y otros detalles. Así afecta la subida de las cotizaciones para pagar las pensiones a trabajadores y empresas.

¿Cuándo entra en vigor y hasta cuándo?

Este nuevo sistema de cotizaciones entrará en vigor a partir del 2023 y durará hasta 2032. Además de este aumento de los ingresos, el nuevo mecanismo limita el gasto en pensiones programado para 2050, de forma que el incremento anual sobre el PIB, según las proyecciones del informe sobre pensiones de la Comisión Europea, el Ageing Report de 2024, no supere los 0,8 puntos del PIB en 2050, unos 10.000 millones de euros a fecha de hoy. Por lo tanto, alcanzado el año 2033 el Gobierno revisará cada tres años esta ratio y, en caso de desviación, deberá adoptar medidas adicionales pactadas en el seno del diálogo social y con acuerdo en el Pacto de Toledo, que pasan por la disposición de activos del fondo de reserva, con un límite anual del 0,2% del PIB. De no haber desviación, se pedirá permiso al Pacto de Toledo para rebajar de nuevo las cotizaciones o para mejorar la cuantía de las pensiones.

¿A cuánto asciende la subida de cotizaciones pactada?

La medida pactada por Gobierno y sindicatos consiste en subir 0,5 puntos porcentuales la cotización de las empresas y 0,1 puntos la que asumen los trabajadores. Teniendo en cuenta que actualmente las compañías pagan por contingencias comunes un 23,6% de la base de cotización, mientras que los trabajadores un 4,7%, el porcentaje de cotizaciones pasaría a un 24,1% para las empresas y a un 4,8% para los trabajadores. Las cantidades extra recaudadas gracias a este nuevo mecanismo irán a parar el fondo de reserva para hacer frente a una posible desviación de las cuentas.

¿Cómo repercute la subida en el sueldo bruto?

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, explicó que para un trabajador con 2.000 euros de base media de cotización la cotización adicional supondrá dos euros extra mensuales a pagar por parte del trabajador y 10 euros mensuales extra a cotizar por parte de la empresa. Para hacer las cuentas, el trabajador tendrá que descontar un 0,1% de su base de cotización. En el caso de la mínima, que son 1.050 euros al mes, su nómina será 1,05 euros al mes más baja, mientras que la empresa tendrá que pagar 5,25 euros mensuales más (0,5%). Si tomamos de referencia la base máxima, 4.070,10 euros al mes, su nómina se rebajará 4,07 euros, sin tener en cuenta las retenciones posteriores que dan lugar al salario neto, mientras que la compañía tendría que pagar 20,35 euros extra mensuales en cotizaciones.

¿Cuánto se pretende recaudar?

Con el MEI, que comenzará a aplicarse en 2023, se pretende ir proveyendo el fondo de la Seguridad Social y se prevé que haya un colchón de unos 50.000 millones de euros para 2032, según las estimaciones compartidas este lunes por el ministro.

Oposición a la medida

Aunque para la puesta en marcha del MEI no es necesario un acuerdo de las tres partes (Gobierno, sindicatos y patronal), la aprobación de la medida con el rechazo de las patronales abre nuevas grietas en el diálogo social y puede poner en peligro la negociación de la reforma laboral. La propuesta del Gobierno ha sido rechazada por la CEOE y por la Confederación de Pequeñas y Medianas Empresas (Cepyme) y la mayoría de los partidos políticos del Congreso, PP, Vox, Ciudadanos, ERC, JxCat o PDeCat, ven un parche o una medida insuficiente y temporal el nuevo mecanismo de equidad intergeneracional.

Hoy, el presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, se ha pronunciado al respecto y ha afirmado este martes que es un “error” que “se trivialice” la subida de cotizaciones pactada entre el Gobierno y los sindicatos alegando que son “cantidades minúsculas”, pues se trata de una medida que, según ha advertido, “tendrá efectos colaterales” y que “pone barreras” al mercado laboral, donde el paro juvenil supera el 40%.

Cuerva, en declaraciones al Canal 24 horas recogidas por Europa Press, ha negado que los empresarios no hayan tenido intención de negociar el llamado Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI) y ha explicado que llevaban esperando desde septiembre a que el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones les presentara una propuesta. En su opinión, “no se ha trabajado” ese Mecanismo de Equidad, que además “no arregla el problema de sostenibilidad de las pensiones. “Pasarán días o meses y habrá medidas adicionales que hoy, por algún motivo, no se están exponiendo desde el Ministerio de la Seguridad Social”, ha indicado.

Por su parte, la oposición tampoco ha dudado en manifestar su descontento con la medida anunciada ayer. Este martes 16 de noviembre el portavoz del grupo popular en el Senado, Javier Maroto, ha considerado que la subida de las cotizaciones para afrontar el mayor gasto en pensiones a largo plazo es un “impuesto al empleo”, que supone “una mala noticia para la estabilidad económica de este país”. “Hoy todos los trabajadores deben saber que el acuerdo, que sus representantes sindicales están firmando, es una reducción de su nómina todos los meses”, ha señalado Maroto en declaraciones a RNE, donde ha criticado que no puede ser “que siempre los mismos paguen y cada día paguen más”. Según ha dicho, la receta del PP para garantizar las pensiones pasa por que haya más personas trabajando “y, por tanto, pagando impuestos y cotizando”. Vox ha coincidido en que “subir las cotizaciones es encarecer el empleo” y ha felicitado a la CEOE por su “enorme valentía” al levantarse de la mesa y no aceptar esta medida.

El portavoz adjunto de Ciudadanos Edmundo Bal ha opinado que la subida de cotizaciones es “un parche” y que, más que un mecanismo de equidad intergeneracional, como lo denomina el Gobierno, se trata de “un mecanismo de supervivencia de Pedro Sánchez”. En una rueda de prensa celebrada en el Congreso, Bal ha criticado que tras ese nombre “tan rimbombante” el Ejecutivo “trata de esconder” una medida que supone “lastrar las rentas del trabajo” y “más palos en las ruedas de los empresarios”. Incluso Unidas Podemos, socio de coalición del Gobierno, que ha firmado el acuerdo junto con los sindicatos, ha señalado que aunque es un “buen acuerdo” es “limitado”.