El declive de Cataluña: su industria crece por detrás de siete autonomías

La producción industrial española vuelve a tasas positivas tras subir un 5,6%. Cataluña apenas crece al ritmo de la media (5,9%)

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés (d), junto al vicepresidente del Govern y conseller de Políticas Digitales, Jordi Puigneró (i)
El presidente de la Generalitat, Pere Aragonés (d), junto al vicepresidente del Govern y conseller de Políticas Digitales, Jordi Puigneró (i) FOTO: Andreu Dalmau EFE

Tras confirmar en octubre varias caídas consecutivas en la producción industrial a raíz de la escasez de suministros –sobre todo en el sector del automóvil–, el Índice Producción Industrial (IPI) ha vuelto a repuntar. El pasado mes de noviembre aumentó un 5,6% respecto al mismo periodo de 2020 y una tasa 8,8 puntos superior a la de octubre, según confirmó ayer el INE. Por sectores, y tras las correcciones de efectos estacionales y de calendario, el mayor avance en noviembre lo protagonizó la producción de bienes de consumo no duradero con un 13,8% más, seguida por la energía con un aumento del 10,9%, de los bienes de consumo duradero con un 9,1% y los bienes intermedios con un avance de apenas un 1%. Los bienes de equipo duraron los únicos que recortaron su producción, descendiendo un 0,5%.

Entre enero y noviembre, el indicador revela un crecimiento del 7,4% de media respecto al mismo periodo de 2020, una comparación condicionada a la fuerte contracción de la actividad industrial como consecuencia de la pandemia. En la serie corregida de efectos estacionales y de calendario, el índice en noviembre repuntó un 4,8 % en tasa interanual, frente al retroceso del 0,9 % observado un mes antes. En tasa mensual, también eliminando estos efecto, el IPI se anotó un aumento del 4,5%, frente a la caída del 0,3% de octubre.

Producción industrial
Producción industrial FOTO: Teresa Gallardo

Pero este incremento no se ha reflejado de manera uniforme en todo el territorio nacional. La producción industrial subió en 12 comunidades autónomas en tasa interanual y disminuyó en otras cinco regiones: La Rioja (-6,1%), Extremadura (-4,3%), Navarra (-1,2%), Castilla y León (-0,9%) y Cantabria (-0,6%), que han sufrido el impacto directo de la caída del turismo o los problemas de transporte y de materias primas.

Por contra, los mayores incrementos interanuales de la producción, con alzas de dos dígitos, se registraron en comunidades en clara recuperación de sus sectores esenciales. Así, Baleares (+19,3%), Asturias (+17,5%), Castilla-La Mancha (+12,2%), Andalucía (+11%) y Murcia (+10%) sumaron todas crecimiento de dos dígitos. Les siguieron País Vasco (+8,7%) y Madrid (+8%). El caso de Cataluña (+5,9%) tiene especial relevancia, ya que hasta siete comunidades han tenido un superior crecimiento en la producción, a pesar de que la región catalana es el principal centro industrial de España, lo que muestra la dificultad y el declive de su pujanza económica. Todas ellas tiene avances superiores al promedio nacional (+5,6%).

La producción industrial en noviembre respecto al pasado mes de octubre, es decir, en términos mensuales se disparó un 4,5%, lo que supone su mayor alza mensual desde julio de 2020, gracias, sobre todo, a los avances de la producción de bienes de consumo no duradero (+7,8%), la energía (4,8%) y los bienes de equipo (+3,6%).

Dentro de la serie corregida y dividido por ramas de actividad, destacaron los avances mensuales de la producción en la fabricación de productos farmacéuticos (+21,7%); en el suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado (+7,2%), y en la fabricación de maquinaria y equipo (+6,3%).

No obstante, en la otra cara de la moneda, los mayores retrocesos mensuales se reflejaron en la extracción de antracita, hulla y lignito con un descenso del 11,5%, otras industrias extractivas con un 10,7% menos y la fabricación de bebidas con un retroceso del 9,4%.