¿Por qué el precio del diésel ha llegado a superar al de la gasolina?

El consejero delegado de Cepsa apunta a que Europa depende mucho de Rusia, que ha reducido su flujo se suministro de este carburante, lo que ha tensionado los precios

Una gasolinera en la que el pasado fin de semana el precio del diésel era más caro que el de la gasolina
Una gasolinera en la que el pasado fin de semana el precio del diésel era más caro que el de la gasolina FOTO: Jesús G. Feria La Razon

Los conductores que han tenido que repostar se han encontrado en las últimas semanas en los surtidores de las estaciones de servicio con unos precios no sólo desbocados sino atípicos porque el litro de diésel se ha llegado a vender más caro que la gasolina. Con independencia de lo elevado de los precios, que superan en algunas gasolineras los dos euros por litro, lo que ha llamado la atención de muchos conductores, sobre todos los profesionales del transportes, es ese “sorpasso” del diésel a la tradicionalmente más cara gasolina. ¿Por qué ha subido tanto el diésel en las últimas semanas? La respuesta, como casi todo lo que tiene que ver con la inflación en las últimas semanas, tienen que ver con la invasión de Ucrania.

Lo ha explicado hoy el consejero delgado de Cepsa, Maarten Wetselaar. El directivo ha asegurado durante la presentación de plan estratégico de su compañía que, en estos momentos, se está produciendo una “cierta ruptura” del suministro de diésel desde Rusia “debido a diferentes factores”. Una circunstancia que, ha añadido Wetselaar, incide en el precio de este carburante debido a la alta dependencia europea del gasóleo a Rusia, que suministra la mitad de lo consumido en el Viejo Continente. Los flujos no se han cortado del todo, continúan pero a menor ritmo, lo que ha provocado que su precio se haya incrementado en las últimas semanas. Una espiral inflacionista que no se va a resolver de un día para otro. En opinión del consejero delegado de Cepsa, de mantenerse estos niveles de suministro, el diésel seguirá encareciéndose “porque va a haber que importar de otras partes del mundo, como Oriente Medio o Asia, algo que ya está empezando a ocurrir”. Y reemplazar el suministro ruso llevará tiempo. “El redireccionamiento del diésel para poder compensar la caída del procedente de Rusia va a llevar tiempo, un tiempo en el que se va a ver cómo el suministro va a ser inadecuado ante los niveles de consumo actuales”, ha advertido. Y cuando oferta y demanda no casa por falta de la primera, los precios suben.

¿Significa esto que habrá escasez de diésel? Wetselaar sólo cree que se llegaría a una situación extrema si Rusia cierra el grifo. Si eso sucediera, “va a ser difícil responder en el momento a la importación de suficiente diésel”, ha asegurado el consejero delegado de Cepsa, que ha afirmado que “se podría llegar a esa situación”.

Wetselaar, un directivo con más de 25 años de experiencia en el mundo de la energía, no es el único que cree que Europa sufriría un severo “shock” si Rusia cierra el suministro a Europa. Los “brokers” de los hidrocarburos también han advertido del riesgo de escasez de diésel en Europa si Rusia corta el suministro. El analista jefe de Energy Aspects, Amrita Sen, explicó al “Financial Times” que Europa recibe un millón de barriles diarios de este combustible de Rusia sobre unas existencias de petróleo en niveles próximos al máximo. “Lo que preocupa es el suministro de gasóleo. Europa importa la mitad de esa materia prima de Rusia y la otra mitad de Oriente Medio”, advirtió Russel Hardy, jefe de la compañía operadora de petróleo Vitol, durante la Cumbre Global de Materias Primas organizada por el diario económico en Suiza la semana pasada.