Elon Musk se lanza a por Twitter con una oferta de casi 40.000 millones

El dueño de Tesla ofrece un 54% más por las acciones que en su primera oferta por el 90,9% que todavía no controla

El controvertido Elon Musk quiere tener el control total de Twitter y ha ofrecido comprar el 100% de la compañía con una oferta pública de adquisición (OPA) a 54,20 dólares la acción. Por tanto, ofrecería un 54% más de lo que valían las acciones antes de que el dueño de Tesla anunciase su participación como máximo accionista -el pasado 28 de enero- y un 38% más de lo que valían las acciones de Twitter antes de que se haya hecho público este anuncio. El montante total de la oferta está valorada en 43.394 millones de dólares (39.532 millones de euros), aunque Musk solo debería desembolsar 39.431 millones de dólares (36.168 millones de euros) por el 90,8% que todavía no controla.

Según explica el comunicado remitido por la red social a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC), Morgan Stanley será el asesor financiero de esta operación, que en una carta remitida al consejo de dirección de Twitter ha advertido que esta es “su mejor y única oferta”.

Musk, que tiene por norma salirse con la suya siempre que apuesta por algo, ha amenazado a los actuales gestores de la entidad con que si no aceptan sus condiciones “reconsiderará” su posición como accionista, lo que podría provocar un tsumani financiero de difícil predicción, con consecuencias complicadas para Twitter. “Invertí en Twitter porque creo en el potencial de ser la plataforma para la libertad de expresión en todo el mundo y creo que la libertad de expresión es un imperativo social para una democracia funcional. Sin embargo, desde que hice mi inversión me he dado cuenta de que la empresa no prosperará ni servirá para este imperativo social en su forma actual. Twitter necesita transformarse en una empresa no cotizada”, ha asegurado Musk en la carta remitida al consejo de administración en la que presenta su oferta.

Desde que se supieron las intenciones del magnate de tomar el control de la compañía sus acciones han crecido vertiginosamente, por lo que la oferta podría alcanzar el citado valor de 43.394 millones de dólares (39.532 millones de euros), a años luz de los 2.890 millones de dólares (2.656 millones de euros) que invirtió para hacerse con su primer paquete de acciones, el 9,2% de la compañía. Musk no quiere que los accionistas tengan ninguna razón para rechazar su oferta y ha decidido ofrecer un valor superior al que habría costado cuando movió sus cartas y evitar así que el consejo pueda considerar insuficiente su oferta, porque hace menos de un año el valor de las acciones llegó a tocar los 70 dólares.

Musk es actualmente propietario de 73,1 millones de acciones de Twitter, equivalentes al 9,2% del capital social de la empresa. En caso de prosperar la transacción, el empresario, la persona más rica del mundo según la lista Forbes, deberá desembolsar 39.431 millones de dólares (36.168 millones de euros) por el 90,9% que todavía no controla. En su habitual tono retador, Musk zanjó sus intenciones en el comunicado con un claro mensaje: “Twitter tiene un potencial extraordinario. Yo lo desbloquearé”, ha zanjado Musk.

Al hacerse con todas las acciones en esta operación, Twitter sería excluida de Bolsa en caso de que el consejo de administración dé el visto bueno a la oferta y los accionistas la acepten.