Empujón al AVE: Burgos, Extremadura y el túnel de Atocha-Chamartín ya... y 12.000 millones más hasta 2025

La red alta velocidad alcanzará este año los 4.000 kilómetros, pero crecerá más en corredores como la Y vasca o el del Mediterráneo, que la acercarán a los 5.000

Primeros trabajos de Adif en Alcantarilla para la conexión en Ave Murcia-Almería, el pasado mes de octubre
Primeros trabajos de Adif en Alcantarilla para la conexión en Ave Murcia-Almería, el pasado mes de octubre FOTO: EDU BOTELLA/EUROPA PRESS EDU BOTELLA/EUROPA PRESS

En los próximos meses, la red española de alta velocidad va a experimentar un fuerte impulso. Antes de que acabe el año, Adif pondrá en operación cuatro nuevos tramos que la llevarán a alcanzar los 4.000 kilómetros de longitud. El viernes se inauguró el túnel de ancho estándar entre las estaciones madrileñas de Chamartín-Clara Campoamor y Atocha que permitirá conectar las dos áreas de la red para poder viajar desde el norte hasta el sur y el este sin necesidad de trasbordos, dando continuidad así a toda la malla. Una infraestructura que permitirá, además, que Ouigo lance sus servicios hacia Levante en octubre. Para el día 19 está previsto que empiece a operar el tren rápido en Extremadura con la inauguración del tramo Plasencia-Cáceres-Badajoz de la línea entre la capital y Extremadura. Y el 22, entrará en operación el AVE entre Madrid y Burgos tras la apertura del ramal entre esta ciudad y Venta de Baños. Para finales de año está también prevista la llegada del AVE a Murcia. Pero las actuaciones de Adif no se van a quedar ahí. En los próximos años, seguirá desarrollando proyectos que acercarán la red a los 5.000 kilómetros, consolidándola como la más grande de Europa y la segunda más extensa del mundo sólo por detrás de la de China.

Línea AVE
Línea AVE FOTO: Antonio Cruz

A cierre de 2021, Adif contaba con una cartera de obras en ejecución por valor de 11.500 millones de euros. Para el periodo 2021-2025, tiene prevista una inversión de más de 12.000 millones impulsada por la recepción de los fondos del Mecanismo para la Recuperación y la Resiliencia de la UE con los que desarrollará diversas obras y proyectos.

Entre los que está previsto inaugurar en años venideros destaca por lo simbólico la variante de Pajares. El primer viaje en pruebas se realizó en septiembre, dieciocho años después de que se autorizaran sus contratos y con un coste hasta ahora de 3.716 millones de euros, casi cuatro veces más de lo presupuestado inicialmente (1.085 millones de euros). No obstante, la infraestructura que llevará el AVE a Asturias, cuyo presupuesto final excederá los 3.800 millones, no se inaugurará hasta 2023. La variante, de 49 kilómetros de longitud entre La Robla (León) y Pola de Lena (Asturias), está repleta de túneles y viaductos. El más importante, el túnel de Pajares, está compuesto por dos tubos, uno para cada sentido de la circulación, con una longitud 24,6 km de longitud, lo que le convierte en el más largo de España y uno de los más grandes de Europa. Una infraestructura cuya construcción ha estado repleta de problemas y retrasos.

Vista general del túnel por el que el primer tren en pruebas completó en septiembre el recorrido de la variante ferroviaria de Pajares
Vista general del túnel por el que el primer tren en pruebas completó en septiembre el recorrido de la variante ferroviaria de Pajares FOTO: J.Casares EFE

También en el norte, Adif trabaja en la línea entre Palencia y Santander. Un proyecto que supone la construcción de una nueva línea de ancho estándar entre Palencia y Alar del Rey, de unos 78 kilómetros, que supondrá una inversión total estimada en 1.740 millones de euros. El gestor ya está ejecutando las obras de plataforma de dos tramos, el Palencia Norte-Amusco y el Amusco-Osorno, y prevé la licitación de las de un tercero, el Osorno-Calahorra de Boedo. Algo más retrasada se encuentra el corredor Burgos-Vitoria, que tendrá una longitud de 93,6 kilómetros, y que recibió a comienzos de año la aprobación definitiva para su estudio informativo. Ahora se trabaja en la licitación del contrato para la redacción del proyecto.

La “Y” vasca

Más avanzados están los trabajos de una de las líneas más esperadas no sólo por los usuarios sino también por las operadoras ferroviarias: la conocida como “Y” vasca. La conexión entre las tres capitales del País Vasco recorre un trazado de 164 kilómetros estructurado en dos tramos: el trazado entre Vitoria y Bilbao, cuya construcción está encomendada a Adif; y el ramal guipuzcoano, que desarrollará el Gobierno vasco. En el primero de los trazados, Adif ya ha concluido las obras de plataforma en once de sus tramos y en los otros ocho avanza en su ejecución. Hasta la fecha, se han invertido más de 3.900 millones de euros en la construcción de esta infraestructura y se han tramitado los estudios informativos de las nuevas soluciones para los accesos a ambas capitales vascas. La redacción del proyecto básico del tramo de Vitoria-Gasteiz ya se ha licitado.

La “Y” vasca estará conectada en un futuro con Zaragoza pasando por Pamplona. De los cinco tramos de que consta este proyecto, tres tienen finalizadas o en ejecución las obras, el Castejón-Villafranca, el Villafranca-Olite y el Olite-Tafalla.

También en desarrollo se encuentra la línea entre Madrid y Extremadura. El primer tramo, entre Oropesa/Talayuela y Plasencia, de 68,6 kilómetros, tiene todos sus subtramos construidos o en fase de obra. El Oropesa-Madrid va más retrasado y su estudio ha sido sometido a información pública.

Pero entre los proyectos más ambiciosos que está acometiendo Adif y a los que quiere dar un decidido impulso está el Corredor Mediterráneo, que discurre en paralelo al litoral desde Andalucía hasta Cataluña y la frontera francesa. Tras la puesta en servicio 233 kilómetros en los últimos cuatro años, el gestor trabaja ahora en actuaciones como las nuevas conexiones de ancho estándar entre Valencia y Castellón, la implantación del mismo ancho entre Castellón y Vandellós o la línea de alta velocidad entre Murcia y Almería.

Línea AVE
Línea AVE FOTO: Antonio Cruz

Para 2024 o a más tardar 2025, está previsto también inaugurar una de las conexiones más anheladas por el sector del transporte, la del AVE al aeropuerto de Barajas. En una primera fase, se harán los trabajos para que «algunos servicios» de AVE puedan prolongarse desde Chamartín a Barajas por la actual línea de Cercanías de Renfe aprovechando la vía de ancho mixta existente. Para la segunda fase, Transportes está planificando una conexión específica de alta velocidad a Barajas de ancho estándar. Este proyecto, más complejo y que partiría de cero, no estaría listo al menos hasta el año 2030, según las estimaciones ministeriales.