La mediación fracasa y la huelga de tripulantes de Iberia Express comenzará el 28 de agosto

La aerolínea asegura que USO ha incrementado sus exigencias hasta que han sido desproporcionadas e imposibles de atender

Aviones de Iberia Express en la terminal T4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, en Madrid
Aviones de Iberia Express en la terminal T4 del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez, en Madrid FOTO: Óscar Cañas Europa Press

La bala de la mediación para evitar la huelga de tripulantes de cabina (tcp) convocada por USO en Iberia Express ha fracasado. Tanto la compañía como el sindicato han asegurado a través de sendos comunicados que tras la reunión de mediación celebrada esta mañana en la Fundación Instituto Laboral de la Comunidad de Madrid no ha habido acuerdo y que se mantiene la convocatoria de huelga que finalmente tendrá lugar entre el 28 de agosto y el 6 de septiembre.

Iberia Express ha manifestado su total incomprensión ante una convocatoria de huelga que no ha sido secundada por la otra sección sindical del colectivo de tcp, y que, asegura, “se produce justo en unas semanas en las que se han intensificado las reuniones entre Iberia Express y los sindicatos para avanzar en las negociaciones de su II Convenio Colectivo”, motivo que ha dado pie a la convocatoria.

Desde la aerolínea aseguran que han intentado por todos los medios llegar a un acuerdo con este sindicato que fuera beneficioso para todos los tripulantes de cabina. Pero, como ya aseguraron el día que se anunció la convocatoria de las movilizaciones, “USO ha ido incrementando sus exigencias hasta que no ha sido posible atenderlas por ser desproporcionadas; hasta tal punto que la suma de todas ellas supondría un incremento del coste salarial por encima del 26%, inasumible en estos momentos por Iberia Express, especialmente teniendo en cuenta la complejidad del contexto actual”, afirma la aerolínea.

Iberia Express ha apelado al diálogo con USO y hace un llamamiento “a la responsabilidad del sindicato convocante para que se sume al acuerdo ya suscrito [con CC OO] para adelantar algunas mejoras salariales y otros beneficios en los próximos meses, y para que retome las negociaciones para cerrar un convenio para los tcp que garantice la competitividad de la compañía y la estabilidad de sus trabajadores”. La aerolínea ha reafirmado su compromiso por seguir ofreciendo un servicio que apuesta por destinos clave como Baleares o Canarias, mejorando su conectividad y contribuyendo al desarrollo del turismo en un momento clave para la recuperación de la economía.

Perjuicio

Iberia Express ha mostrado su malestar porque la huelga haya sido convocada “en unas fechas de gran afluencia de viajeros por el final de las vacaciones de agosto e inicio de las de septiembre y provocar, así, el mayor perjuicio posible”. Con la finalidad de minimizar ese impacto en sus clientes Iberia Express ha puesto en marcha un plan que garantizará los servicios mínimos que se determinen y activará diferentes condiciones de flexibilización para que los clientes puedan modificar la fecha de sus vuelos, según ha explicado. Todos los pasajeros con vuelos afectados serán convenientemente informados por parte de la compañía para poder ofrecerles la mejor alternativa, según ha explicado.

Desde USO han asegurado en otro comunicado que la empresa ha seguido con su actitud de “esto es lo que hay, o lo tomas o lo dejas”. El sindicato afirma que ante la pregunta de si estarían en disposición de, al menos, aplicar el 6,5% de IPC a los salarios actuales, para luego seguir negociando el resto de medidas, como muestra de buena fe para desconvocar la huelga, la respuesta de Iberia Express “ha sido un discurso reiterativo vacío de contenido con la única intención de que desconvocáramos sin concesión alguna”.

USO asegura que ha emplazado a la empresa a mantener reuniones en las que negociar la parte salarial, para que, en caso de llegar a acuerdo, se pudiera desconvocar la huelga pero que Iberia Express ha rechazado esta propuesta, “entendemos que porque no tenía intención alguna de acercar posturas”.

El sindicato reivindica una revisión salarial anual según el IPC durante la vigencia del convenio para adecuar los salarios al incremento de los precios, pues, según afirma, los tripulantes llevan con los salarios congelados desde hace siete años. Además, reclama la consolidación del incremento salarial del 6,5% correspondiente a 2021 para todos los niveles; la creación de dos niveles salariales con un 11% y un 4% de incremento, así como una bonificación de 24 meses de antigüedad a todos los trabajadores del colectivo y la homogeneización del plus de transporte y la comisión de venta a bordo en todas las categorías de tcp.

La convocatoria de huelga no ha sido secundada por CC OO, que ha acusado a USO de “dinamitar” la negociación y hacer “rehenes a los trabajadores”. Este sindicato alcanzó el martes, un día antes de que se anunciase la huelga, un acuerdo con la dirección de Iberia Express sobre un anticipo a cuenta del convenio a los tripulantes, que el sindicato califica de “positivo y beneficioso” y que, asegura, fue rechazado por USO.