Bruselas avisa de nuevo a España por el paro y la deuda pública y privada

Persisten los “riesgos para la sostenibilidad fiscal”, advierte la Comisión Europea

España ha recibido un nuevo aviso de la Comisión Europea
España ha recibido un nuevo aviso de la Comisión Europea FOTO: Michael Probst AP

La Comisión Europea advirtió de nuevo a España por los riesgos derivados del elevado nivel de deuda pública y privada, así como del alto desempleo, tres indicadores que la institución ha identificado desde hace años como los principales peligros de la economía española.

Así consta en el informe sobre desequilibrios macroeconómicos que el Ejecutivo comunitario publicó este martes dentro de su llamado Paquete de Otoño, en el que marca los principales retos de los estados miembros de cara a un 2023 que, según las previsiones de las autoridades comunitarias, comenzará con dos trimestres de contracción en la eurozona.

En particular, Bruselas señala en el documento de que persisten los “riesgos para la sostenibilidad fiscal” de España a medio y largo plazo “en parte debido a los costes del envejecimiento de la población” y a pesar de que tanto la deuda como el déficit públicos se encuentran en una senda a la baja que la institución proyecta también a lo largo de 2022 y 2023 (en 2021 cerraron en el 118,3% y 6,9% del PIB, respectivamente).

Con respecto a la deuda de empresas no financieras, la Comisión Europea destaca que se moderó al 80% en 2021 y siguió con esta senda en el primer semestre de este año, pero añade que “existen riesgos asociados al entorno macroeconómico”, así como que sigue “por encima de los umbrales” establecidos como prudentes, al igual que la deuda de los hogares españoles.

“Las debilidades del mercado laboral siguen siendo una preocupación, a pesar de las destacadas mejoras”, añaden los servicios económicos del Ejecutivo comunitario, antes de subrayar que “la tasa de desempleo bajó sustancialmente durante la última década pero sigue estando entre las más altas de la UE”. Dentro de este capítulo, Bruselas pone el acento en el paro juvenil y de larga duración.

Con respecto a la competitividad de la economía española, el informe de desequilibrios indica que los costes laborales unitarios (CLU) aumentaron “levemente” en 2021 “y se espera que crezcan más con el incremento de la inflación. Pese a ello, el documento apunta que las dudas relacionadas con los costes de competitividad siguen siendo “limitadas”.

Sí que genera más preocupación la posición neta de inversión internacional de la economía española, que sigue siendo negativa (-71,5 % del PIB en 2021) aunque ha mejorado “sustancialmente” debido a “fuertes efectos positivos de valor y un elevado crecimiento del PIB nominal”.

En esta línea, el Ejecutivo comunitario destaca que la balanza por cuenta corriente sigue aguantando el superávit (un 1,2 % del PIB en 2021), pero prevé que se reduzca levemente, con el sector servicios compensando de manera parcial el deterioro comercial de bienes, servicios y energía.

En total, la Comisión Europea ha identificado desequilibrios macroeconómicos que vigilará “en profundidad” durante los próximos meses en 17 Estados miembro (además de España, en Chipre, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Países Bajos, Portugal, Rumanía, Suecia, República Checa, Estonia, Hungría, Letonia y Lituania).