Empleo

Así debes actuar en una entrevista de trabajo si te ponen la trampa de la taza de café

Una simple taza de café podría ser la clave para conseguir tu trabajo soñado. Descubre cómo:

Entrevista de trabajo
Entrevista de trabajoLa RazónPixabay

La mayoría de nosotros ha tenido que lidiar con esto de las entrevistas de trabajo alguna vez en su vida. Para muchos (quizás para la mayoría) esta no es una situación agradable o amena. De hecho, puede ser uno de los momentos más estresantes que podemos llegar a vivir a lo largo de nuestra trayectoria profesional. Al fin y al cabo, una entrevista laboral no es otra cosa que un examen en el que debemos mostrar nuestro mejor “yo” a una persona que está ahí para evaluar nuestras habilidades y nuestra personalidad, para saber si -ante una eventual contratación- encajarían con la empresa.

Y la situación puede ser más estresante todavía si nos toca con un entrevistador “creativo”. Hay preguntas bastante estandarizadas para las que cualquier candidato está más o menos preparado. Estas son las preguntas del tipo “¿Por qué debo contratarte a ti y no a otro?,” “¿Por qué estás buscando un nuevo trabajo?”, etc. Cualquiera puede encontrar una respuesta sensata a este tipo de preguntas. Quizás ese es el motivo por el que los entrevistadores acaban recurriendo a preguntas o técnicas un poco más heterodoxas.

La táctica de la taza de café

Posiblemente, la más famosa de estas técnicas es la que popularizó Steve Jobs. Al parecer, lo que Jobs hacía para decidir si contrataba o no a un candidato era llevarlo a tomar una cerveza. No es broma. Según él mismo explicaba, cuando conseguía que el potencial empleado se relajara, le hacía una serie de preguntas más o menos convencionales para decidir si encajaría o no con la cultura de la empresa.

Una persona en una entrevista de trabajo
Una persona en una entrevista de trabajolarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@4625de87

Ahora esta táctica se ha actualizado. En un episodio del podcast de negocios “The Ventures” comentaron que -al parecer- se ha hecho muy popular utilizar una versión más cándida de esta estrategia, que consiste en llevar al candidato a tomar una taza de café. El ambiente más distendido de la cocina de la oficina es mucho más favorable para que el candidato se abra y comparta mucho más de sí mismo. Para que se muestre como realmente es... y no como debería ser. Sin embargo, la “prueba del café” podría servir -en realidad- para un motivo oculto:

En este mismo podcast entrevistaron a Trent Innes, CEO de Xero Australia, quién explicó que -en realidad- el test del café puede revelar mucho más de lo que pensamos. No se trata únicamente de mantener una charla amena que demuestre profesionalidad y seriedad. En realidad, para el director de esta firma de software de contabilidad, lo más importante es que el candidato se ofrezca a lavar la taza de café una vez la ha terminado.

Tal y como él mismo explica: “Puedes desarrollar habilidades, puedes adquirir conocimientos y experiencia, pero realmente todo se reduce a la actitud, y la actitud de la que hablamos mucho es el concepto de ‘lava tu propia taza de café”. Así que ya lo sabes. Si alguna vez te ofrecen una taza de café durante una entrevista de trabajo... recuerda recoger las tazas vacías.