MENÚ
sábado 17 agosto 2019
19:20
Actualizado

La crisis del 737 Max congela los pedidos de Boeing y dispara los de Airbus

En las últimas dos semanas, el fabricante americano ha firmado 20 aviones valorados en 5.132 millones de euros frente a los 337 de Airbus con un precio en catálogo de 43.892 millones

  • Maqueta del Boeing 787 Dreamliner
    Maqueta del Boeing 787 Dreamliner /

    Efe

Tiempo de lectura 2 min.

30 de marzo de 2019. 18:50h

Comentada
Roberto L. Vargas 29/3/2019

Boeing y Airbus son enemigos íntimos. Tan sólido es el duopolio que conforman en la fabricación mundial de aviones que, inevitablemente, lo que beneficia a uno perjudica al otro. Y así está ocurriendo otra vez con la crisis del 737 Max. La paralización de la flota del avión más relevante del catálogo de Boeing ha frenado en seco sus pedidos. Desde que el pasado día 11 las autoridades de aviación mundial prohibieron el vuelo de estos aparatos por los accidentes de Etiopía e Indonesia, Boeing sólo ha firmado con la aerolínea alemana Lufthansa un pedido de veinte 787 Dreamliner valorados en catálogo en 5.132 millones de euros. El fabricante americano, además, se enfrenta al riego de perder alguno de los pedidos que tenía rubricados. La aerolínea rusa Aeroflot anunció el pasado día 15 que cancelaría su pedido de veinte 7373 Max destinados a su “low cost” Pobeda a no ser que Boeing les pudiera garantizar la seguridad de los aparatos. Las autoridades rusas, además, estarían aprovechando los problemas del fabricante americano para presionar a la aerolínea para que, en el futuro, compre aviones construidos en Rusia.

Mientras Boeing sigue trabajando para solucionar sus problemas con el 737 Max, el modelo que más rápido ha vendido en su historia, Airbus ha cerrado dos semanas notables. El consorcio aeronáutico europeo ha firmado tres pedidos para la entrega de 337 aparatos valorados en catálogo a un precio de 43.892 millones de euros. El más suculento, el que firmó el pasado día 25 para el suministro con China Aviation Supplies Holding Company (CAS) para suministrarle 300 aparatos, un contrato valorado en 28.000 millones de euros. Del total de aviones, 290 son del modelo A320, el competidor del 737, mientras que otros diez corresponden a la familia del A350. China es un mercado clave en la batalle entre Boeing y Airbus. En los próximos veinte años, se estima que la demanda de aviones de este país alcanzará los 7.400, más del 19% de la demanda total mundial. Dado que la industria aeronáutica china no representa por el momento una amenaza real para los dos líderes mundiales del sector, ambas compañías seguirán siendo de momento los principales proveedores de aviones del gigante asiático.

Junto al contrato de CAS, Airbus ha firmado otros dos con la taiwanesa Starlux y la alemana Lufthansa. El primero, de 17 A350 XWB, está valorado en 5.272 millones de euros a precios de catálogo. El segundo, para suministrar veinte A350-900, tiene un precio de 10.620 millones de euros.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs