Opinión

El submarino: Irrelevancia de Valls

FOTO: Quique Garcia EFE

Lo dijimos y se está comprobando: nadie, en Barcelona, echa de menos a Manuel Valls tras su decisión de marcharse. Ni los «indepes», por descontado, ni los constitucionalistas con los que no estuvo a la altura. Sin embargo, el político francés sí se ha llevado algo propio de aquí: lo de fichar como «analista» en un medio. El otro día se estrenó en RMC llamando a «arrasar» las banlieues de Marsella. Sobre el aumento de la delincuencia y la nefasta gestión de Ada Colau en la Ciudad Condal no se tiene constancia de tanta contundencia, a pesar de haberlo sufrido muy de cerca. Como le bautizó un excompañero, «la futilidad de Manolo».