Sociedad

Los alumnos de FP con contrato no estarán sujetos al calendario escolar

Las empresas asumirán un 35% de la formación de los alumnos, como mínimo

Alumnos de Formación Profesional
Alumnos de Formación Profesional FOTO: FOMENT DEL TREBALL FOMENT DEL TREBALL

El Gobierno quiere un sistema de FP “potente y ambicioso” y que estos estudios pasen a estar remunerados. Y eso pasa por una nueva clasificación de la FP. Pero no todos los alumnos de Formación Profesional podrán ajustarse al calendario escolar. Al menos los que tengan contrato laboral, según recoge en el proyecto de Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la FP, que fue presentado por la ministra de Educación Pilar Alegría en el último Consejo de Ministros, que distingue entre FP General e Intensiva.

El modelo General prevé que los alumnos empleen entre un 25 y un 35% del tiempo de su formación en la empresa y rebaja el porcentaje al 20% en el caso de los alumnos de FP Básica. En esta modalidad, la empresa tendrá que impartir el 20% del currículo (aunque no es quien lo decide). Se excluye expresamente la remuneración del alumno, que tampoco firmará un contrato.

Las condiciones son muy distintas para los alumnos de lo que pasará a llamarse FP Intensiva, en la que tendrán que pasar como mínimo el 35% del tiempo de formación en la empresa (se elimina el límite del 50% de anteriores borradores de la ley). Además, ésta tendrá que impartir también a partir del 30% de los contenidos. Los estudiantes tendrán una vinculación contractual con la empresa y contarán con un contrato formativo, una modalidad de contratación que aún está por definir por el Ministerio de Empleo.

La normativa no contempla en estos casos la posibilidad de que los alumnos estudien con beca remunerada, una opción que se aplica en algunas comunidades autónomas. Así, en una disposición transitoria, da un margen, hasta el 31 de diciembre de 2024, para que se adapten a la nueva regulación y las empresas efectúen contratos al alumnado.

Además, los alumnos de FP con contrato, no estarán sujetos al calendario escolar, un aspecto que sí se contemplaba en borradores previos de la ley. Lo que está por definir aún es qué estudios de FP formarán parte de la modalidad General y cuáles de la Intensiva.

La nueva norma rebaja el protagonismo de la empresa en el texto normativo en la medida en la que ya no se habla de que ésta seleccionará a los estudiantes en prácticas, sino que “participará en la asignación” y ya no “evaluará” los aprendizajes de los alumnos, sino que los “valorará”, ya que la evaluación correrá siempre por cuenta del centro educativo.

¿Es viable un modelo de estas características? “Dependerá de cómo se articule. La ley tiene un largo recorrido de pedagogía con las empresas y establece unas reglas del juego genéricas, pero ahora toca desarrollar la norma y hacerlo muy bien para que el tipo de contrato que se aplique no sea tan exigente que disuada a las empresas de contar con estudiantes. El peligro es que todo pueda quedar en agua de borrajas”, explica Santiago García, secretario general de CECE y experto en FP.

Los estudios que más crecen

Mientras, la FP gana peso en el sistema educativo. Son los estudios que más crecen, según los datos del ministerio de Educación y FP del curso 2021-22. Este ultimo curso suma suma 39.467 estudiantes (+4,1%), hasta los 1.013.912: de ellos, 523.309 son de Grado Superior; 409.880 de Grado Medio; 77.337 de FP Básica; y 3.386 de Cursos de Especialización.

El aumento más significativo, dentro de los tres grados, corresponde al Grado Superior, con 25.749 alumnos más (+5,2%). El Grado Medio aumenta en 10.111 escolares (+2,5%) y la FP Básica en 1.241 (+1,6%).

Para dar respuesta a la creciente demanda de este tipo de enseñanzas, el Ministerio de Educación y Formación Profesional está impulsando, dentro del Plan de Modernización de la Formación Profesional, la creación de 200.000 plazas de aquí a 2023. El curso pasado se crearon ya 64.000 plazas y este año se suman otras 60.000, según ha informado el Ministerio.