España

Aznar y Rajoy declararán como testigos en el juicio por la “caja B” del PP

Rato y los ex secretarios generales Cospedal, Acebes, Arenas y Álvarez Cascos también testificarán sobre el supuesto pago en negro de las reformas en la sede del partido

Los ex presidentes del Gobierno Mariano Rajoy y José María Aznar declararán como testigos en el juicio de los papeles de Bárcenas, en el que se investiga la “caja B” del PP y el supuesto pago en dinero negro de las obras de la reforma de la sede de la formación en la madrileña calle Génova entre 2005 y 2010. Así lo ha decidido la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en un auto en el que, además, acuerda que también testifiquen en la vista oral los ex secretarios generales de los populares María Dolores de Cospedal, Ángel Acebes, Javier Arenas y Francisco Álvarez Cascos.

Rajoy ya declaró en julio de 2017, siendo presidente del Gobierno, en el juicio a la primera época de “Gürtel”, pero para Aznar será la primera vez que testifique en relación a esa supuesta contabilidad opaca del Partido Popular. Y lo hará, como sucedió con Rajoy, a instancias de la acusación que ejerce la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade), que es la única que había solicitado su comparecencia, ya que la testifical de Rajoy también la pidió Izquierda Unida (IU), que asimismo ejerce la acusación en el procedimiento. Eso sí, el tribunal, que preside el magistrado José Antonio Mora, ha acordado instar a las acusaciones a que faciliten a la Sala los datos necesarios de sus domicilios para notificar a ambos su citación.

Aunque no reclamó las declaraciones de Aznar y Rajoy, la defensa del ex tesorero Luis Bárcenas -actualmente en prisión tras ser condenado a 33 años y cuatro meses de prisión en el juicio de la primera época de la “trama Gürtel”- sí incluyó en su lista de 33 testigos a los cuatro ex secretarios generales de los populares, que según él eran “plenos conocedores” de esa doble contabilidad presuntamente alimentada con donaciones de empresarios.

Entre los testigos que comparecerán en la vista oral también figuran el ex vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato -también en prisión, donde cumple una condena de cuatro años y medio de prisión por el uso fraudulento de las “tarjetas black”- y el ex ministro de Defensa Federico Trillo, el que fuera titular de Justicia José María Michavila y el ex presidente del Senado Pío García Escudero. Igualmente, testificarán diversos empresarios que figuran como donantes del PP en los “papeles de Bárcenas”.

En el juicio del “caso Gürtel”, Rajoy insistió en que “jamás” supo de la presunta existencia de una contabilidad opaca en el partido, dado que sus competencias eran políticas y no contables. Pero en la sentencia que forzó la moción de censura que le apartó del Gobierno, el tribunal cuestionó su testimonio y dio por acreditada la existencia de esa “caja B”, una conclusión extramuros del objeto del proceso que terminó por apear al magistrado José Ricardo de Prada del tribunal que ahora juzgará esa presunta contabilidad en negro del PP. Al igual que Rajoy, tanto Arenas como Álvarez Cascos y Acebes también afirmaron al tribunal, en sus declaraciones como testigos, no saber nada de esa “caja B”, haciendo hincapié en que era un asunto que competía al entonces responsable de Tesorería, el ya fallecido Álvaro Lapuerta.

Además de Bárcenas, en este procedimiento están acusados el ex gerente de la formación Cristóbal Páez; Gonzalo Urquijo y Belén García, responsables de Unifica, la empresa que llevó a cabo la reforma de la sede del PP, y una de sus empleadas, Laura Montero. La Fiscalía pide para Bárcenas una condena de cinco años de cárcel (la misma que solicitaba para Lapuerta, cuya responsabilidad penal se ha extinguido por su fallecimiento) por delitos fiscales, de apropiación indebida y falsedad documental y 18 meses de prisión para Páez. En cuanto a los socios de Unifica, reclama para ambos tres años y diez meses de cárcel. El PP, al igual que la empresa Unifica, se sientan también en el banquillo, en calidad de personas jurídicas, como responsables civiles subsidiarios.