La Fiscalía del Supremo investigará al Rey emérito por el AVE a la Meca

Esta investigación se centra en delimitar o descartar la relevancia penal de los hechos que ocurren con posterioridad a junio de 2014, momento en que el Rey Emérito dejó de estar protegido por la inviolabilidad que le reconoce la Constitución

Thumbnail

La Fiscalía del Tribunal Supremo investigará posibles irregularidades derivadas de la construcción del AVE que une Medina y La Meca, en Arabia Saudí, “al resultar de las mismas que una de las personas involucradas en los hechos investigados era el entonces Rey, hoy Rey Emérito, D. Juan Carlos de Borbón”, según ha informado hoy la Fiscalía General del Estado.

Esta investigación se refiere a la Fase II de la construcción de la línea de ferrocarril de alta velocidad, el llamado «AVE del desierto» que une las dos ciudades citadas de ciudades de Arabia Saudí. Esta investigación se centra, precisamente, en delimitar o descartar la relevancia penal de los hechos que ocurren con posterioridad al mes de junio de 2014, momento en que el Rey Emérito dejó de estar protegido por la inviolabilidad que el artículo 56.3 de la Constitución española reconoce al Jefe del Estado.

Por este motivo, la Fiscalía considera “preciso” la práctica de nuevas diligencias “que afectan directamente al Rey Emérito, quien se encuentra aforado ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo”.

En un principio, estas diligencias de investigación corrían a cargo de la Fiscalía Anticorrupción que dirige Alejandro Luzón, pero dado que en las misma se hace necesario también practicar diligencias que afectan al Rey emérito es por lo que se remiten a la Fiscalía del Tribunal Supremo, órgano competente para llevarlas a cabo al afectar a un aforado, como es el caso.

Cuatro fiscales para la investigación

El pasado día 5 de junio la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, dictó un Decreto en el que designa para esta investigación al Fiscal de Sala del Tribunal Supremo de la especialidad de Delitos Económicos, Juan Ignacio Campos Campos, quien al conocimiento exhaustivo de lo que se denomina Derecho penal económico, suma su dilatada experiencia como Fiscal Jefe de una de las secciones penales de la Fiscalía del Tribunal Supremo.

Dada la transcendencia institucional de esta investigación, se designa a quien dentro de la más alta categoría de la carrera fiscal, reúne una extraordinaria cualificación y experiencia. Además, estará auxiliado por un equipo conformado por tres fiscales del Tribunal Supremo, que asumirán la innegable complejidad técnica de estas diligencias de investigación.